Identificarse Registrar

Identificarse

 

Puede que les parezca chiste, pero esta historia es verdadera. Mi compañero, no tan amigo, se llamaba EPIMENIO, si, rarito el nombre y así lo bautizaron y registraron sus padres. Pues yo, sin maldad, siempre lo saludaba don EPIDEMIO y el hombre se limitaba a decir buen día y nada más. Me extrañaba su silencio hasta hace unos días que supe de su fallecimiento y vi los letreros mortuorios. Hasta el último momento nunca me corrigió y lo mató la tocaya, o sea la EPIDEMIA. Malditas dos letras. Discúlpeme don EPIMENIO.

Edgar Tarazona Angel

Por favor comparta este artículo:
Pin It

Grupos

Abierto
3 Usuarios
Abierto
4 Usuarios

Están en línea

Hay 253 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver