Identificarse Registrar

Identificarse

Tengo que decirte algo importante.

– Ahora no, tengo demasiado trabajo. Mi padre me ha pedido que entregue el balance de la empresa mañana en la mañana.

– Lo siento, tiene que ser ahora.

– Espero que sea realmente importante.

– Lo es, me marcho de esta casa.

– Ana no estoy para bromas ¿Qué es lo que me quieres decir?

– Lo que oyes, voy a dejarte; ya no hay nada entre nosotros.

– ¿Pero de qué hablas? Ni siquiera tienes un trabajo del cual vivir. Siempre has tenido lujos gracias al dinero que nos da mi padre, si te marchas, no creas que voy a ayudarte.

– No te preocupes Carlos, no te pediré dinero.

– No se que es lo que está pasando por tu cabeza, pero no creas que te será fácil ¿Dónde vivirás?

– Todavía no lo he decidido, estoy algo confundida.

– Tal vez pueda ayudarte si olvidamos esta conversación. Ana, dejemos que las aguas vuelvan a su cauce.

– No, gracias, no necesito esa clase de ayuda.

– Es que no entiendo que te sucede ¿hay otro hombre?

– Sí, un hombre que me ama verdaderamente.

– ¡Dios, eres una desgraciada mal agradecida! Has ido demasiado lejos, no voy a retenerte un minuto más ¡Fuera de esta casa, mi padre te odiará por esto!

– Tu padre no me odiará Carlos. Él es el hombre que me ama.

www.delavivi.blogspot.com

Por favor comparta este artículo:
Pin It

Bienvenido a la comunidad de escritores, poetas y artistas del mundo.

 

Aquí podrá darse a conocer, conocer a otros, leer, disfrutar, compartir, aprender, educarse, educar, soñar y vivir el mundo de fantasía que hay en todo artista.

 

¿Quién sabe? ¡A lo mejor también es uno!

Están en línea

Hay 229 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver