Identificarse Registrar

Identificarse

Actualmente, oímos, leemos en la mayoría de los medios De comunicación en Venezuela, que los trabajadores de los diversos sectores abandonan sus trabajos para dedicarse a otras actividades económicas que le genere mejor bienestar. Pero aún existen otros trabajadores que viven en una especie de burbuja imaginaria, optimista, que se mantienen fieles a sus trabajos sea por la condición de costumbre o por otras, que siguen fieles cobrando un salario mínimo de 3$ mensuales y los patrones no les aumenta ni un centavo, ni les paga bono de salud, ni bono de transporte, ni nada.

Solo vemos en sus caras famélicas el paso de una triste foto del holocausto nazis, trabajadores flacos con la esperanza de un mejor porvenir. Sin embargo en estos tiempos en este país nada es seguro, los aumentos salariales son agua y sal, son elementos mágicos, por un lado lo agarras y en un pestañeo desaparece. Pero la realidad del embudo permanece y prevalece el patrón explotador, compra en dólares y vende en dólares y al trabajador le paga en bolívares,

Donde está la humanidad en todo esto, la empatía, ni siquiera a sabiendas que en muchos casos estos trabadores tontos, fieles son como familia, y conociendo su condición no les aumenta de acuerdo a la realidad de la economía cotidiana de lo que se maneja en el mercado de bienes de consumo diario. Solo la mirada distante, sórdido, y cara de póker es la muestra del patrón, algo así como. Lo que te ocurra es tu problema, y si no te gusta, te vas o renuncia.

Pero eso depende de la conducta del propio trabajador si quiere vivir pisoteado y marginado por el indolente patrón que no le importa ni un poco lo que suceda con sus trabajadores.

Bueno a si es la Venezuela de estos tiempos los que nacieron para ser clavos y los otros que son martillo explotando y exprimiendo al trabajador. Triste realidad.

RODRIGUEZ RUDDY.VLP/ GUARICO/ 2019

Por favor comparta este artículo:
Pin It

Bienvenido a la comunidad de escritores, poetas y artistas del mundo.

 

Aquí podrá darse a conocer, conocer a otros, leer, disfrutar, compartir, aprender, educarse, educar, soñar y vivir el mundo de fantasía que hay en todo artista.

 

¿Quién sabe? ¡A lo mejor también es uno!

Están en línea

Hay 176 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver