Identificarse Registrar

Identificarse

Índice del artículo

Y así termina esta historia. Por todo lo no contado, ustedes no saben nada de mí y de mis singularidades. Mi abuelo decía "esta es una niña muy singular". Mi pluralismo será una reacción inconciente contra las etiquetas? O será conciente y no me dí cuenta?


Soy singular y plural… … Un real desafío a la gramática…


Ustedes tampoco saben porqué ahora, después de todo lo que pasó, yo decido ésto.


-Me llamo Micaela. Quieres jugar conmigo? Me llamo Micaela. Quieres jugar conmigo? Me llamo Mica…

La muñeca de pelo rubio, ojos asustados y "eses" espesadas que mis padres me compraron en España me tenía fascinada con su parloteo con poco espacio para el diálogo, si la batería era nueva.


-Micaela!


-Tucaela! Mi abuelita la dulce me reía.


-Micaela! Seguía provocando yo, divertida.


Después venían las cosquillas que invariablemente nos llevaban a mí a gorgoritos eufóricos y a mi abuela a perder sus dientes (que nunca le quedaron a medida) en medio de una carcajada. Más tarde jugábamos al chin-chon o hacíamos castillos con las barajas.


Los nietos y los abuelos siempre tienen la misma edad. La ventaja de unos es que ya saben cómo es ésto de vivir. La ventaja de los otros es que todavía no lo saben. El resto es igual, arrugas más, arrugas menos.


Hasta donde me alcanza la memoria, siempre jugué con la idea de hacer ésto. En realidad, creo saber desde siempre que algún día lo haría.

Bienvenido a la comunidad de escritores, poetas y artistas del mundo.

 

Aquí podrá darse a conocer, conocer a otros, leer, disfrutar, compartir, aprender, educarse, educar, soñar y vivir el mundo de fantasía que hay en todo artista.

 

¿Quién sabe? ¡A lo mejor también es uno!

Están en línea

Hay 197 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver