Identificarse Registrar

Identificarse

Ir a 1ª entrega

3.-

Recuerdo Hechicera
que dejamos tu mundo como la abadía de la nada
porque nada había en él para mí
para engrandecer mi poder.

Tu luz era solo una apariencia
tu sentido de la vida
una simple loca quimera
de la que me burlaba en mi majestuoso trono.

Y he aquí que tu luz y tu vida
te han dejado libre aun
te han permitido enfrentarte al vacío
a la mentira y al frío del engaño.

Mas no estás indemne,
la cadena que aprisiona tu pecho
está hecha de frío y de dolor
de nostalgia y vacío.

Te miro allí sentada
sin entender tu misma fuerza.
Te has sobrepuesto al primer ataque
y de pronto temes el segundo

Temes caer derrotada
mas no eres tu quien lo quiere
es el vacío que te oprime el pecho
es el frió de la rutina que te oprime.

Te han dejado encadenada a tus temores,
aún con tu fuerza el otro ser te conoce,
y te ha dejado lo que menos quieres
la fría soledad de la nada.

Voy a verte desde aquí, oh..., Gran Hechicera,
y mientras recojo los jirones de mi mismo
que es ahora lo único que soy
buscaré estar de tu lado.

Oh..., gran Hechicera
tu luz es la esperanza
los magos ahora lo sabemos
aunque parezca ya tarde.

No desesperes
oh..., Gran Hechicera
la cadena que te oprime
puede ser disuelta.

Y cuando suceda
serás al aire que fuiste
que llena y alumbra
aire y luz, tierra y agua.

Oh... Gran Hechicera
ten valor a lo que viene
yo tendré paciencia
y continuará la lucha.

  4.-

Fue entonces cuando La Hechicera, tomando fuerza desde su propia imágen femenina espejada en un charco de lágrimas que transfiguraban su rostro y alteraban el suelo donde yacían, elevó su gesto imponente ante la mirada atónita del Dueño de la Mentira, y mirándole fijamente volvió a retarle de este modo...

¿Crees acaso que, porque me encadenas,
has de acallar la voz del alma mía?
Cada engaño es un eslabón que te condena
y te encarcela en tu propia tiranía.
Acaso olvidas, en tu actitud cobarde,
que en mi esencia de mujer, la Ley Divina,
me ha otorgado la gracia de ser Madre
y por tal privilegio Yo Soy Vida!!!
Que tiemblen ante ti los mal paridos
que viven de la infamia y servidumbre,
los que nunca el amor han conocido
como lo oscuro desconoce de la lumbre...
Los que en tanta mentira acostumbrados
la actitud del sincero desvaloran,
los que no temen verse deshonrados
porque hasta el nombre del Honor ignoran!!!
Yo llevo, en mi misma, enardecida
la luz de la Verdad resplandeciente,
amo la Libertad más que a la vida
y no nací para inclinar la frente.
Por eso estoy aquí, altiva y fuerte,
tu juicio espero con serena calma,
porque si puedes decretar mi muerte
jamás podrás arrebatarme el alma.
Regresa al fango a donde perteneces
condenado a anidar en la ponzoña...
cada uno obtiene lo que merece:
¡Tú por siempre vivirás de la carroña !!!

 

  5.-

Las últimas palabras de La Gran Hechicera resonaron fuertes y firmes en el aire.

El Dueño de la Mentira las sintió como un gran peso que comenzó a aturdirlo en la duda que envolvía su alma.

El mago lo observó, vio que sus pasos disminuyeron mientras escuchaba las palabras de La Gran Hechicera, conocía esa tortura, la tortura de la verdad sobre la mentira, de la vida sobre la muerte, de la luz sobre las sombras.

El mago giró como aire que era, envolviéndolo todo, hacia el encadenado cuerpo de la hechicera. Sus ojos, que eran miles, pudieron verla completamente, erguida en su magnificencia, orgullosa en su verdad y temerosa en su debilidad humana.

Sabía que la cadena le pesaba, la oprimía y trataba de helarle el corazón.

La luz de La Gran Hechicera lo reconfortó un instante y sin pensarlo se acercó a ella y con voz de susurro le habló a ella:

Mi Gran Hechicera,
siente el miedo que él tiene...
siéntelo...
que su poder es grande
aunque tema como nadie.
El es el temor
el temor de la pérdida
de perder lo que era suyo
suyo sin derecho a réplica.
Ahora busca ser dueño
de lo que tú eres
de tu luz y tu fuerza
de la grandeza de tu belleza
y de tus horas completas.
Yo soy ahora viento
solo existo en tus sueños
soy solo espectador
de lo que te espera.
El volverá
volverá cuando te sienta débil
cuando el frío te gane el alma
cuando la cadena cierre un eslabón
y sientas en tu cuerpo el frío
el frío de la rutina
la desesperanza de lo cotidiano
la duda del futuro.
El atacará cuando estés más débil
y querrá detenerte
yo puedo ayudarte
necesito tu fuerza
tu alegría, o lo que quede de ella,
necesito tu esperanza
necesito de tu amor...
Oh! Gran Hechicera
el mago te propone una alianza
para vencer la soledad...
¿qué respondes?

  6.-

En un camino de sombras..., alguien camina pensativo y cabizbajo, solo parece un hombre, ni siquiera un mago, solo un hombre.

Sus ojos están tristes, tiene tristeza en su mirada, su cuerpo algo encorvado lo hace parecer más viejo, su cabello ensortijado y largo le cubre algo el rostro, impidiendo que se vean sus facciones que se adivinan suaves. El viento descubre algún momento el rostro de cobriza piel y algunas lágrimas saltan de su rostro.

Se escuchan sus murmullos y un gran sollozo apaga su último suspiro. Patea el suelo pedregoso del camino como un niño al que han castigado.

Desvalido..., esa es la palabra, desvalido, así se muestra aquel que camina por las sombras. Triste, melancólico, infunde lástima mirarlo.

Se limpia las lágrimas con la manga de su brazo derecho y entre sollozo y sollozo se escuchan sus palabras.

 

...me duele...
...me duele su fiereza...
su falta de amor hacia mi
yo, que no he querido hacerle daño
que no he tenido más que consideración con ella
...me duele...
que me trate de esa forma
como si yo no le importara.
...dice que quiere irse...
...pero no sabe lo que quiere...
me necesita
como todos
me necesita
yo soy el remanso, el silencio, la calma
el instante que no cambia
conmigo todo se queda como está
y todo sigue su camino.
¿Porqué buscar senderos que no existen?
¿Porqué trazar caminos que no te muestran el destino?
yo le doy mi calma y mi paz
y ella me la rechaza...
como todos!!!
Tengo la solución y no quieren verla
y deben aprender el camino
y lo mostraras tú mi bella
Mi Gran Hechicera
lo mostraras tú.
Fuiste muy dura con lo último que dijiste
yo no necesitaba de eso
solo quiero darte paz, tranquilidad
como a todos
Se que cambiarás de pensar
el cinto que aprisiona tu encendido pecho te mostrará el camino
y con el veras mi paz y tranquilidad
y no necesitarás buscar más caminos ni nuevas rutas
y serás dulce y tierna
y yo haré todo para ti...
para todos!!!
Piensa...
piensa...
.........

El Dueño de la Mentira levanta las manos de mangas húmedas y deja sus palabras al viento, sabe que La Gran Hechicera las escuchará. Las ha dicho para eso.

El Mago no podrá oírlas, ahora está más preocupado en la respuesta de La Gran Hechicera y en volver a ser un ser material, recogiendo los jirones de sí mismo, en lo que fue convertido...

  7.-

La Gran Hechicera miró tristemente la imagen enturbiada del Gran Mago. Recordó, por un momento, el esplendoroso pasado de aquel pobre ser que yacía junto a ella casi implorando una absurda alianza.

En su sensibilidad entendió que, tener compasión del Mago, sería someterlo por toda la eternidad y ese no era un final honorable para quien había sido amo y señor de todas las ilusiones y los sueños.

Con tono desafiante le respondió, de modo tal que el Mago recapacitara en su actitud y por su orgullo volviese a ser aquel de otros tiempos...

Mago: triste deshecho de un pasado de gloria.
¿Qué intentas proponerme?
¿Unir tu soledad a la mía para lograr victoria?
Dos trozos rotos que se unen nunca dejarán de ser,en esencia, sólo dos trozos...
Así como dos soledades que se juntan
sólo hacen una soledad aún mayor...
Te has vuelto oscuridad y desgano.
Has perdido la confianza en ti mismo
y eso te ha hecho vulnerable.
No digas “necesitarme” para descansar tu lucha sobre mis hombros.
En esas condiciones soy yo quien no te necesita.
El gran Dueño de la Mentira echó fuertes raíces en tu alma.... tú lo dejaste llegar en tu abatimiento.
No correré igual suerte...
Y cuando él vuelva
me hallará más altiva, más segura...
Porque yo misma soy la sublevación a mi propia rutina,
la esperanza de mi desesperanza
el antídoto de mi mismo veneno,
y el arquitecto de mi encumbrado futuro.
Oh Mago...renace de tus propias cenizas!
Deja de lado esa actitud expectante...
Sé partícipe de este desafío que es la vida misma.
Tú eres ejemplo y fuerza de muchos otros...
y has traicionado la confianza de quienes te admiraron.
Yérguete ante el destino y vuelve a sembrar amor
No busques alianzas ofreciendo lo que queda de ti.
Busca en tu interior la parte que perdiste y sé íntegro.
¡La verdadera fuerza y poder radica en ti mismo! ¡Ese es tú desafío!
¡Esa es tu verdadera MAGIA !!!

 

Dicho esto, el Mago se alejó lentamente meneando la cabeza de uno a otro lado, intentando entender cómo había descendido tanto en su honor y su gloria. Su orgullo hecho pedazos golpeaba otra vez las puertas de su desvalido corazón y, tal vez, eso mismo le inyectara nuevos bríos de lucha.

La Gran Hechicera apenas recuperaba el aliento cuando el viento le trajo las palabras quejosas del desvalido Dueño de la Mentira, esgrimiendo sus últimos recursos de tentación.

Tan conmovedores llegaron los sollozos del despiadado embustero que aturdieron el sensible corazón de la dama y, por un breve espacio, sintió pena de ese lúgubre personaje de las sombras. Pero en lo profundo de su ser, un instinto supremo le auguraba que se trataba de una nueva farsa... Se incorporó en sí misma elevando la mirada al cielo como un pedido de auxilio y, con voz firme, dejó escapar sus pensamientos para que el Dueño de la Mentira los escuchase...

Entre la suave brisa de este encierro
Llega un extraño aroma conocido...
Y oigo en silencio tu clamor dolido
Que peregrina hacia tu propio entierro.
Las dulces frases que me trae el viento
No ocultan el hedor de tus mentiras
Si piensas que te creeré, me subestimas
Y en vano esgrimes tu falso lamento
Mascarada servil de la miseria
Ofreces, mal mercader, lo que no tienes:
“la PAZ que desconoces y que temes
y la tranquilidad de la CONCIENCIA “.
Mediocre actor de tu puesta en escena
No logras conmoverme con tu engaño,
Tus eslabones no me causan daño
pues eres tú quien arrastra tus cadenas...
¡Pobre de aquel que a tu proyecto sirve
pues se condena en una vida trunca!
Yo soy lo que tú no serás nunca,
y esa es tu GRAN ENVIDIA: ¡YO SOY LIBRE !

8.-

Oh... Gran Hechicera...
Golpeas donde la herida es más cruenta
donde la llaga tiene la sangre viva
y el corazón de mi alma se aterra.
Mis glorias colocas ante mis ojos
ojos que no son sino solo aire
y me ves como soy, solo despojos
de todo lo que fui mucho antes.
Pero me gana más el dolor de tu desconfianza
y el alejar de tu lucha la mía
que no es por decir una alabanza
querer fuerza que dices tener sin medida.
Oh... Gran Hechicera
dejaré entonces tu camino
para luchar yo entonces por el mío
pero ten en cuenta mis palabras
que tu lucha será más cruenta
si no me tienes contigo.
......................

Y entre aquellos versos dichos casi a la fuerza se aleja el mago por ese sombrío camino que se ha vuelto su vida. Imagen de viento y soledad etérea, pues ya no es nada y nada aún será mientras el Dueño de la Mentira tenga atrapado para sí el mismo orgullo que lo hacía grande.

El mago se aleja, y la Gran Hechicera lo mira irse, aun presa por la cadena de fría desesperanza que pareció quebrarse cuando momentos después al viento dejó grabadas las palabras de desafío que lanzó al Dueño de la Mentira...

 Ir a 3ª entrega

Por favor comparta este artículo:
Pin It

Bienvenido a la comunidad de escritores, poetas y artistas del mundo.

 

Aquí podrá darse a conocer, conocer a otros, leer, disfrutar, compartir, aprender, educarse, educar, soñar y vivir el mundo de fantasía que hay en todo artista.

 

¿Quién sabe? ¡A lo mejor también es uno!

Están en línea

Hay 1059 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver