Identificarse Registrar

Identificarse

Índice del artículo

Una tarde lo esperé en la acera de la botica.  Pasó sin percatarse de mi presencia.  Miró el reloj de cadena como una botica de bolsillo, se sentó al escritorio tras el mostrador, abrió un libro y por él entró al más remoto pasado.  Yo vi transformarse aquel rostro en expresiones insólitas trasunto de lo que leía:  se encontró  con átomos vagabundos en el espacio interestelar; habitó la tierra fría e informe, la vio crecer por absorción de los cuerpos estelares, del polvo y los gases que encontraba en su camino; vio desprenderse los planetas de la masa central, formarse los protozoarios, ascender la vida a través de infinitas gradaciones; contempló cataclismos, nuevas formaciones misteriosas.  Él se perdió en el libro y yo me perdí en su rostro.  Se encontró luego consigo mismo sentado en el escritorio, poseído de cierto miedo, sorpresa de su existencia; miró a su alrededor y dijo con voz antediluviana:   “¿Qué necesita?”  “Nada”, contesté.  Siguió mirándome el rostro sin pensar en mí, con su mente en lo ignoto.  No soporté el peso de su mirada y salí a la puerta. Me pareció nuevo el currucuteo de un palomo que intentaba aparearse con su compañera y el afán de una gallina que buscaba gusanos entre las piedras.  Había en ese hombre algo que me arrastraba. Parecía tener él la clave de todos los misterios;  parecía ser un sabio, más cerca de sí mismo que de los superfluo; parecía ser el mejor medicamento que había en la botica.

Una secreta reverencia y un confeso desprecio profesaba la gente por aquel hombre que ni siquiera se dignaba mirarla.  Era un hombre a quien debía olvidarse porque no iba a la iglesia y se había negado a coger una cinta en las  procesiones del Santo Sepulcro y jamás se detenía ni se arrodillaba cuando llevaban la eucaristía a los enfermos.  Un día apedrearon la botica.  Nada le dijo a nadie y mantuvo durante los diez años siguientes de su vida los mudos testigos de la infamia en las puertas y las paredes, porque nunca más volvieron a pintarse y prefirió pagar las multas que el municipio le imponía  cuando ordenaba arreglar las fachadas.  Nada de su vida, sin embargo, dio tanto pábulo a su impopularidad como el haberse negado a bautizar a su hijo.  “O bautizas a tu hijo o te vas del pueblo inmediatamente”, rezaba una boleta que echaron bajo la puerta.  Él no hizo caso y se quedó en el pueblo.

En cierta ocasión pedí un libro prestado al boticario.  Se quedó mirándome fijamente, lo que produjo en mí una grande turbación.  Sus ojos se posaron en mi rostro y estuve a punto de renunciar a mi propuesta; más sorprendido, sin embargo, parecía estar él; escrutó en mi semblante una explicación a mi osadía y el largo tiempo de mi admiración habló en ese momento, volcando en un segundo el cúmulo de pensamientos que había alimentado  sobre su personalidad.  Yo iba ganando la partida porque hacía  muchos años que lo observaba; él, en cambio, no me había visto, porque caminaba casi sin mirar a nadie, además de las variaciones que como joven había sufrido en mi apariencia.  Era como lo conocí de niño; esa imagen no se desteñía en mi memoria, se conservaba lozana aquella figura a través del paso de los años.  Las arrugas que le surcaban el rostro dábanle un aspecto más grandioso, de más hombre, de más sabio, como si dibujaran en su faz una síntesis de sus pensamientos  profundos.

Se quedó mirándome, dije, con sus ojos clavados en mí.  Sentí que la sangre huyó de mi rostro y de mis venas  a refugiarse también de su presencia; y fue mi obstinación la que me mantuvo frente él, después lo que leí en su mirada:  estaba sintiendo admiración, mi osadía lo había conmovido, y comenzó a verme después como si le fuera familiar.  Yo también comencé a sentir que me hallaba ante alguien que, cosa extraña, era como yo.  No había hablado una sola palabra y aquel leve calor que emanaba de su cuerpo me tocaba  y me daba seguridad; era un halo misterioso  que podía sentirse en el aire.

Aquel acto de humildad o de soberbia, no lo sé lo desconcertó.  Equivalía a decir:  “Quiero ser como usted, ayúdeme a ser como usted”.  Le sorprendía que uno sólo de los habitantes del pueblo fuese capaz de reconocerle la admiración que despertaba y que todo el mundo trataba de ahogar en su interior porque no pensaba y actuaba como ellos.

En el velorio de su madre nadie lo vio derramar una lágrima y amonestaba a desocupar la sala a quienes lloraban.  Esto suscitó las críticas de la gente, que lo llamó hijo desalmado y que con ello justificó  todas las razones que se daban para despreciarlo:  “Un hombre que jamás amó a su madre, no puede llegar a amar a Dios”.

 “Qué bueno sería tener las razones o sinrazones que él tiene para obrar así”, me dijo un amigo; y como éste sé que muchos pensaban en el pueblo, los que se atrevían a pensar; los demás habían resuelto su problema condenándolo.  Ese mismo día, después del entierro, atendió la botica y paseó por la carretera.  Un hombre, de quien sospechó que deseaba hacerle daño, venía a su encuentro.  El Boticario se detuvo.  Con ánimo reposado lo esperó, posó su mirada en la del hombre, que, tembloroso, pasó por su lado dejando caer un cuchillo que escondía entre sus ropas.  El boticario lo siguió con la mirada y continuó el camino.  De regreso recogió el cuchillo y lo entregó al ofensor en su propia casa.  “¡Puedes obrar a escondidas de los demás, pero no de ti mismo!  ¡Anda, recíbelo,  no será la falta de un cuchillo lo que cambie el rumbo de tu vida!”  Cuando el alcalde preguntó al agresor por qué había atentado contra la vida del boticario,  “Yo creí, señor alcalde, que a todos les daría gusto verlo muerto”, contestó.

En los días de verano se perfilaba  sobre el firmamento la casa del boticario:  un caserón de tapias altas con un zaguán de piedras y un balcón que miraba los tejados y las calles del pueblo;  la veíamos como un coloso en la colina cuando caminábamos por los prados buscando moras y nidos de aves.   Era época de invierno y pasaba  el tiempo en el desván leyendo y escribiendo.  El sonido de la máquina de escribir se mezclaba con el gorgoteo de la lluvia adormecida al caer de los tejados; solamente el canto de una mujer lograba romper el ritmo dominante del agua de la chorrera, que fatigaba la casa y la hacía flotar en la monotonía.  El boticario encendió la pipa y el aroma a tabaco fino cubrió el olor a papel y rincón vetusto. La luz caía vertical a través de las tejas de vidrio sobre las cuartillas que estaban sobre la mesa.  Tomó de la biblioteca un libro;  tenía las esquinas redondeadas y los bordes reblandecidos por el uso.  Lo puso en mis manos y comencé la lectura:  “Al principio creó Dios los cielos y la tierra.  La tierra era soledad y caos y las tinieblas cubrían el abismo, pero el espíritu de Dios aleteaba sobre las aguas”.

Por favor comparta este artículo:
Pin It

 

email

¿Quiere compartir sus eventos, noticias, lanzamientos, concursos?

¿Quiere publicitar sus escritos?

¿Tiene sugerencias?

¡Escríbanos!

O envíe su mensaje por Facebook.

Están en línea

Hay 269 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver