Identificarse Registrar

Identificarse

Índice del artículo

El pasado siempre vuelve

Pasaban poco más de media noche, en la oficina del comandante Héctor de la Policía del estado, cuando un tumulto de gente entre cámaras, micrófonos y empujones, gritaban desde la calle que saliera, para que diera un avance del caso “Ángeles dormidos”. Mientras tanto, adentro del departamento policiaco, en un cubículo del fondo, se puede ver la imagen de un hombre alto, un tanto mal vestido, que camina y camina alrededor de su privado, se toma el cabello, se lo alborota, se rasca su muy mal aseada barba y no deja de hacer gesticulaciones como quien trata de querer dar solución con la cabeza a sus problemas. De momento alguien toca a la puerta de Héctor con gran violencia y rapidez.

-Toc, Toc, Toc, Toc, Toc,-

-Sí, que pasa Laura.- contestó el comandante a su asistente quien se le ve un tanto afligida igual que Héctor.

-Señor los teléfonos no paran de llamar y la prensa está afuera exigiendo que salga usted a dar avances de la investigación.

-Ya no me pases más llamadas Laura, ya es suficiente de noticiarios y entrevistas, diles que se larguen si es preciso, este asunto es serio no es una novela.

-Si señor lo que usted diga, le voy a decir al guardia de la puerta que aleje inmediatamente a todos los esos reporteros y en cuanto a los teléfonos los voy a desconectar.

Y con un gesto frío y rígido de aceptación el comandante Héctor aprobó lo que iba a realizar su asistente Laura, así, de un estrepitoso golpe, la asistente del comandante cerró la puerta del cubículo del tan atormentado líder la policía; Aunque él bien sabe, que la prensa no es el mayor de sus problemas, él ha lidiado con el narcotráfico en el norte y sur del país, ha desmantelado bandas completas de secuestradores y ha puesto en la cárcel a muchos deshonestos que se dedican a la piratería. Sus hazañas son una leyenda en cada estado, al igual que su impresionante carisma y personalidad para dirigirse con la gente y saber manejar la presión. Sin embargo, él nunca imaginó a todo lo que enfrentaría en esta ciudad, Quizás, por eso hoy se le puede ver en un debate de pensamientos personales que trata de ganar solo en su oficina.

-No se porque pasa esto en esta ciudad, de comandante, nunca me había pasado esto en ninguna ciudad, la gente está loca, al borde del desquicie. Desde que era joven cuando entre a la academia yo me juré nunca ser como esas historias de policías corruptos, que día tras día se quejaba mi madre. Además, mi hermano Saúl, que dios lo tenga en su gloria, siempre fue mi móvil para que yo llegara a ser un policía honesto, cabal, estudioso, en forma y condición física óptimas. Sin embargo, después de 2 años en esta ciudad nunca la he puesto en orden, no, no, no debo ser tan duro conmigo mismo, si, si he hecho cosas por esta ciudad, pero lo que esta pasando solo puede ser obra de un demente psicótico. ¿Será por venganza?, ¿Por dinero?, ¿Quién?, ¿Quién es? Son tantas las coincidencias y es tan obvio que es adrede; pero, ¿Cómo es posible? no hay huellas, no hay pistas muy claras, es obra de un maldito genio del crimen, solo deja una sonrisa dibujada en el rostro de 30 chicos que han caído en coma de forma misteriosa todos en una misma noche, con el mismo rictus facial, denotándose unas pupilas ennegrecidas como si hubieran sido remarcadas con carbón y dilatas, muy dilatadas, los labios muy rojos casi amoratados y alrededor de ellos un circulo de pétalos de rosas blancas. Pero, esa misma cara yo la recuerdo, yo la he visto, me ha seguido como fantasma desde que era niño, en cada asaltante que agarro la veo, en cada asesino que atrapo la veo, no se sale de mi mente, no la puedo dejar salir, es mi móvil, es mi motivante, es mi deseo de hacer justicia, ya que esa misma cara tenia mi hermano cuando murió. Los médicos dijeron que Saúl había muerto de sobredosis por ingerir “Veratrum album”, una planta que produce ese efecto sobre las pupilas y sobre facciones faciales; yo nunca estuve conforme desde niño. Ahora, es esa misma cara que ahora tienen esos chicos al caer en coma, ¿Qué tengo que ver yo en todo esto? , ¿Porqué esta relacionado Saúl con esos chicos? Se que son los mismo rasgos de asesinar, pero eso fue hace tantos años, más de 20 años, si fuese un asesino ¿Porqué lo dejó de hacer? ¿Porqué dejó pasar tanto tiempo?, ¿Porqué? Quizás, trato de encontrar las respuestas en mi cabeza pero no lo voy a lograr así, vamos Héctor, no te derrumbes has estado en peores, vamos a sacar adelante este caso. Por Saúl, quizás el destino nos ha puesto en esta encrucijada para vengar su muerte y así quedar en paz desde lo más profundo de nuestra alma, vamos Héctor no te doblegues tienes que ser fuerte. No, no, no; como puede estar pasando esto ahorita y es que aún tengo en la mente ese maldito día cuando Saúl murió, no me debo dejar caer.


25 años antes

Era un lunes por la mañana como cualquier día de un chico de 11 años, me levantaba por los ruidos que hacia mi hermano para alistarse para ir a su universidad, vivíamos en una vecindad, algo al norte en la capital del estado. Yo compartía recámara con mi hermano Saúl, él siempre fue mi héroe, aparte de ser un estudiante modelo, ganador de medallas y diplomas desde que iba a la primaria, secundaria y preparatoria, era un estudiante becado por la mejor universidad del país, porque además de sus talentos académicos, era un excelente deportista, era el portero de las fuerzas básicas de su universidad. Aunque en nuestra casa quizás faltaban muchas cosas materiales, entre nosotros siempre hubo unión, nuestra casa, como así la sentíamos, solo constaba de 2 habitaciones, en la última habitación dormíamos en camas separadas Saúl y yo, en la primera recamara hacia la entrada era el lugar donde comíamos y por las noches mi madre tendía una colchoneta para dormir. Ella siempre trabajó, dobles turnos para darnos una vida que ella hubiese querido cuando era chica, su padre fue muy malo con ella de niña, la golpeaba y le exigía trabajos que para su corta edad nunca debió realizar, que se entiende era un maldito animal, cosa curiosa que cuando se casa con el propósito de huir de su hogar mi padre le resulta un borracho mujeriego, que también la maltrató mucho, yo no fui testigo de aquellas atrocidades; pero Saúl si lo fué, de hecho ella siempre usa blusas de mangas largas, pues en su brazo izquierdo está una marca muy notoria de la vez que la golpeó mi padre con la plancha de la ropa. Sí, mi padre era un desgraciado con mi madre, por tal motivo nosotros hacíamos nuestro mejor esfuerzo como hijos, para que algo de alegría tuviera en su corazón. Debo reconocer con algo de celo que mi madre siempre amó un poco más a mi hermano Saúl, siempre me hablaba de él como ese gran modelo a seguir. Algunas veces aún a mi edad, todavía veo su silueta de mi hermano poniéndose su uniforme, tomaba su mochila de libros, su maleta de ropa para asistir a clases y se despedía de mí; aunque yo jamás imaginé que la conversación de ese día iba a ser la última.

-¡Hola! Saúl ¿A donde te diriges?

-Voy al entrenamiento de fútbol Héctor, ya sabes las fuerzas básicas me necesitan, algún día jugaré en el estadio nacional y tú estarás ahí mirándome y cantando el himno de nuestro país.

-Claro que sí hermano, pero cuídate mucho, tienes que estudiar también..

-Sí, lo se, lo tengo presente cada día, no te preocupes me va a ir bien. Además te digo algo, pero conste va a ser un secreto entre nosotros he.

-Haber dime, esta vez te prometo que voy a guardar tu secreto.

-Bueno pero no se lo digas mamá, porque ya sabes de seguro va a empezar con su sermón de que no estoy en edad.

-Ya se – interrumpió Héctor a su hermano.

-Haber ¿Qué es? –preguntó Saúl

-Tienes novia ¿no?

- Acertaste enano.

- ¿Oye y es bonita tu novia?

- Sabes, es muy bonita, tiene su pelo lacio, largo, le gusta usarlo hasta la cintura de largo, ¡Imagínatelo!, y se le ve, ¡Increíble!, es morenita , un tanto chaparrita, más bien como de la estatura de mamá, de hecho se le parece un poco a ella, tiene algo que me fascina, no se para ti, pero para mí es muy bonita, me la paso muy bien con ella.

-Uy, sí, ahora resulta que tienes a la mujer perfecta. Hasta la mirada la tiene bonita de seguro.

-Bueno ahora que lo dices su mirada es algo … m m m …no lo se, rara, hay algo raro en su mirada, no se como explicártelo , bueno además hay otra chica de mi salón que me gusta, su nombre es Valeria, va en mi salón y se apellida igual que nosotros, es curioso ¿No lo crees?, si ella me hiciera caso dejaría a esta que es mi novia, pero bueno esas cosas no se hacen cebolla, no sigas ese ejemplo de mi.

-Oye ¡No me digas cebolla! , está bien que no me gusta el baño, pero no es para tanto, a ti te voy a decir espantapájaros he, estás muy alto y flaco.

-Cállate cebolla, no te pases, mira que te voy a enseñar el abrazo del espantapájaros.

-Eso si me atrapas he.

Lo que nunca hacíamos esa mañana jugamos por un lapso de a lo mas 15 minutos como si ese hubiese sido el regalo de despedida de mi hermano. Todavía recuerdo sus abrazos, y manotazos de jugueteo que me propinaba ese día, que bueno era mi hermano.

-Bueno Héctor, me doy por vencido, tú ganas , además me vas a arrugar el uniforme.

-Que te pasa Saúl de todas formas, siempre te revuelcas en el campo y acabas como minero. Aprovechando lo que me dijiste hace rato, yo siempre he querido una novia , pero todas me rechazan, ¿Cómo le hago para que me hagan caso?.

-Eso es porque estas muy chico; además, estas un tanto chaparro y redondo.

-Oye que tienes contra mí, que no vez que me gusta comer.

-Sí, eso esta bien solo que de vez en cuando deberías jugar basket almenos.

-¿Crees que tengo talento como tú para el fut, yo para el Basket?

-Sí, como el balón con el que juegan los jugadores sí, ja, ja, ja.

-Oye no se vale he, algún día creceré más que tú, además yo ya se que quiero ser de grande.

-¿A sí? Y ¿Qué es?

-Quiero ser panadero porque me encanta el pan.

- Eso si te lo creo, bueno ya sabes que es broma y te quiero mucho, nos vemos en la tarde, no voy a tener clases extras, lo más seguro es que llegue temprano, además veo que tienes algunas inquietudes como niño he, creo que en la tarde vamos a tener una conversación muy seria chamaco.

-Claro que sí Saúl, nos vemos.

Me despedí de mi hermano y en ese instante un extraño frio, me corrió desde la médula, me abarco todos los nervios espinales de mi espalda y se irradio hasta mi cabeza, tanto que me tuve que poner mi suéter en esa calurosa mañana de agosto.

-¡Héctor, apúrate hijo se nos hace tarde, tengo que llegar al trabajo y tu a la escuela!- me gritaba mi madre.

.-Si ya voy.

Me vestí rápidamente para no hacer enojar a mi mamá, quien ya tenía bastantes problemas en su trabajo. Al llegar al colegio, ya se me había olvidado esa sensación que tuve cuando despedí en la mañana a mi hermano, cuando de repente, sentado ya habiendo pasado como 2 horas de clase, una vez más me volvió esa extraña sensación en la espalda, pero lo que era peor, sentía como a mi ser lo hubiera envuelto una sombra misteriosa de angustia, que no me dejaba ni poner atención a lo que la maestra decía, poco recuerdo de ese día, esa sensación no me dejaba en paz, como si supiera que algo iba a pasar, me movía y me movía en la silla del salón de clases, los pies no los podía poner quietos, esa angustia misteriosa, una vez más me estaba carcomiendo. Esa mañana no jugué fútbol a pesar de que mi ídolo era mi hermano. Al final del día escolar, regresé muy cabizbajo a mi casa, Don Pancho, el señor de la tienda de la esquina, siempre lo pasaba a saludar, pues una golosina nunca faltaba que me regalara, ya que siempre quiso tener hijos y nunca pudo. Sin embargo, ni la golosina que tenía un poder seductor cuando era niño hizo que tuviera ganas de comer ese día. Pasé el zaguán de la vecindad, atravesé ese estrecho frió y obscuro pasillo característico de la vecindad con sus habitaciones a los lados, al fondo, siempre dispuesta servir la muy maltrecha escalera de concreto, que la tenía subir para acceder al segundo piso done vivíamos. Por fin, al llegar a la puerta de mi casa, una vez más esa sensación de frío cobraba más fuerza, no tuve ganas ni de cenar, se me hizo feo desperdiciar la comida que mi madre nos había dejado a Saúl y a mí. Noté que el plato de Saúl aún estaba ahí, a pesar de que en la mañana había dicho que llegaría temprano, teníamos además, una plática pendiente, así que queriendo y no, me tragué literalmente la comida, una vez acabado de comer, nuevamente no tuve ganas de hacer la tarea , la somnolencia que por lo regular algunas gentes experimentamos, después de comer en esta ocasión fue más grande, así que mejor decidí recostarme un rato; entre despierto y dormitado, poco a poco me fui perdiendo en un profundo sueño, profundo, profundo sueño. Perdí la noción del tiempo desde que había yo llegado, cuando de repente en mi oreja derecha, alcance a oír la voz de mi hermano Saúl que me gritaba –ayúdame, ayúdame - de golpe desperté con el corazón muy agitado, situación que me asustó mucho de momento, porque a esa edad ni el corazón sientes. Trate de calmarme, de respirar un poco más tranquilo, una vez calmado, inmediatamente salí al otro cuarto a ver a si ya había llegado mi hermano; sin embargo, la misma mesa con el plato lleno estaba ahí, miré el reloj de la pared y eran alrededor de las 9:30 de la noche, mi hermano siempre llegaba como a eso de las 6 o 7 u 8 máximo de la noche, él bien sabia que no debía de demorar más. Desde mi interior a esas horas la angustia iba en aumento, algo debía estar mal con mi hermano, él no es de los que llega tarde, o si va a llegar tarde, él es de los que avisa. Camine y camine, alrededor del pequeño cuarto de la cocina, no sabia que hacer ¿Acaso debería ir buscarlo? No quise salir a la calle por temor a empeorar la situación, pasaron más de 30 minutos cuando escuché que alguien estaba entrando por la vecindad, esas eran las pisadas de mi madre supuse. Al abrir la puerta, efectivamente era ella y se topo con que yo seguía despierto.

-¿Qué haces a estas horas?

-Es que no ha llegado mi hermano Saúl.

-Como crees, cuando venga ahora si que me va a escuchar, ven te voy a acostar.

A decir verdad, queriendo y no, entre en incertidumbre y alegría de que estaba mi madre, lo más seguro es que ella se prepararía algo de cenar en lo que esperaba a darle la regañiza a Saúl; no obstante, en esta ocasión no lo sentía así de sencillo, de hecho yo ya ansiaba escuchar a mi hermano acertar la llave en la cerradura de la puerta y que entrara. No me fue posible contar cuantas horas habían pasado, mientras intentaba dormir. Escuchaba a mi madre pararse, sentarse, volverse a parar de la vieja silla de la cocina que era su preferida, era muy notoria su angustia, desde mi recamara solo alcanzaba a escuchar:

- Me va a escuchar ese chamaco, cuantas veces le he dicho que nunca haga esto, de seguro está aprendiendo a su maldito padre, no, ya se que es lo que pasa es esa maldita muchacha que dice que es su amiga, malditas mujeres, oportunistas de seguro se quieren robar la inocencia de mi hijo, pero su padre también es responsable, ese mal nacido tiene la culpa de todo, el muy ingrato resulto ser un bastardo animal, bueno para nada, pero se ha de pudrir en el infierno.

- Dialogó y dialogó mi madre, blasfemando todo el cúmulo de heridas emocionales que traía consigo misma. Por fin, me quedé dormido, cuando volví a escuchar una voz, pero ahora era del lado izquierdo de mi cabeza que me gritaba:

-¡Héctor ayúdame, ayúdame!

De repente no solo era la voz, sino también podía ver a mi hermano, era él, estoy seguro que era él. Aprisionado, encadenado a una roca, en medio del mar gritándome al oído- ¡Ayúdame, ayúdame!- las cadenas ya habían roído sus muñecas que sangraban, al igual que sus tobillos, pero yo no me veía mi cuerpo, no sabía donde estaba, solo podía verlo a él, ¿Donde estaba mi cuerpo para ir a salvarlo?¡Donde!

- ¡Ayúdame, Ayúdame, Héctor!- continuaba el lamento sin parar. En eso las imágenes se fueron difuminando como bruma y un lienzo negro cubrió mi visión acompañado de una voz que decía: – Despierta, despierta Héctor, es una pesadilla , despierta- De sobresalto me incorporé de mi cama gritando.

-¡Saúl, Saúl, hermano eres tú!

- Soy yo tu madre, cálmate, estabas soñando.

Mas sereno, giré mi cabeza al lado izquierdo de mi cama, buscando el cuerpo de Saúl, pero su cama estaba tan tendida como la recuerdo.

-Madre, ¿Ya se fue Saúl?

-No hijo, no vino, de hecho, no voy a ir al trabajo, voy a ver si esta en la universidad o si saben algo de él, nadamas, donde haya empezado a las andadas como su padre, se va de la casa, vamos acompáñame, vístete, te veo muy preocupado como para ir a la escuela, apúrate que se nos hace tarde.

Rápidamente, me coloqué mi camisa y pantalones, aunque mi madre se hacia la fuerte, yo sabía que solo fingía porque ella estaba segura de que algo estaba mal, ella siempre tenía ese tono de voz cuando sospecha algo y no nos lo quiería decir, quizás, ese sexto sentido de madre o no se como explicármelo.

Todo el viaje hacia los campos de entrenamiento nos la pasamos en silencio, parecía que dos extraños iban por casualidad juntos a un mismo destino, debimos haber viajado alrededor de una hora desde mi casa hasta los campos de entrenamiento donde Saúl iba todas las mañanas, este lugar quedaba a dos cuadras de la parada del autobús, al doblar hacia la calle que desembocaba donde estaba la puerta de la unidad de entrenamiento, inmediatamente se veían muchas luces provenientes de varias patrullas y ambulancias que tenían cercado el lugar. Inmediatamente, mi madre no dijo una sola palabra pero si sentí ese fuerte apretón en mi mano que la sostenía. Era Saúl, lo sabíamos los dos, caminamos rápidamente hacia la entrada, esa calle, esa única calle era una eternidad para mí, miles de pensamientos me pasaron por la mente, ¿Qué pasaría? ¿Porqué hay tantas patrullas? A esa edad no comprendía muchas cosas; sin embargo, sabia que era mi hermano, algo le había pasado. Al llegar a la entrada del campo, el acceso estaba restringido, varios cuerpos policíacos, al igual que una larga valla, impedían el acceso de la gente curiosa, familiares y miembros del equipo con el que entrenaba Saúl.

-Señora, no puede pasar- afirmó un policía.

- Pero soy madre de un muchacho que entrena acá, anoche no llego a casa, y quiero saber si esta bien, ¿Qué sucedió? ¿Porqué tantas patrullas?

-¿Qué no llego a su casa dice?

-Sí, así es.

-¿Viene con alguien más?

-Sí, con mi hijo

-Mire que se quede su hijo con este oficial para que lo cuide. Usted acompáñeme.

-Mamá, no quiero quedarme con el policía, a mi me dan miedo.

- No espera, no te va a pasar nada, coopera con los policías.

Eso fue lo último que escuché de mi madre cuando partió hacia adentro de la unidad deportiva, alcancé a ver que iba rumbo a los vestidores; no pasaron más de diez minutos cuando escuché un grito desgarrador, era de mi madre, nunca la había oído gritar así, el corazón parecía que se me encogía, los poros de mi piel se me cerraban y esa horrible sensación de tener amarrado el estómago me invadía, no podía más, era Saúl , mis sospechas eran ciertas, como pude con todas mis fuerzas me safé del policía y corrí con todo lo que tenía en mi ser para escapar, yo ya sabía donde quedaban los vestidores puesto que había asistido en algunas ocasiones con mi hermano a verlo entrenar, rápidamente le obtuve mucha ventaja del policía que iba a tras de mi siguiéndome, queriéndome agarrar; pero, mis fuerzas y ganas eran más que las de él, atravesé el campo de fútbol y al llegar al túnel de los vestidores, ahí estaba en el piso la peor escena de mi vida, sí , era él , mi hermano, tirado, muerto, cerca de su cuerpo mi madre siendo agarrada como una loca por un señor de traje, pateando e intentando manotear, gritando y blasfemando contra quien había cometido semejante atrocidad. El cuerpo de mi hermano, estaba intacto, no había muestras de violencia o forcejeos, ni sangre solo esos ojos abiertos, con pupilas dilatadas y ennegrecidas con esa peculiar una sonrisa pintada en el rostro. Hoy en día tengo a 30 jóvenes expreparatorianos, con los mismos síntomas, ¿Cómo es posible? Los médicos de esos tiempos no tenían la tecnología para realizar más averiguaciones y nos tragamos la hipótesis que había muerto de sobre dosis de Veratrum album, por la pupilas tan dilatadas; Mi madre y yo nunca estuvimos satisfechos. Ahora tengo que dejar de atormentarme, se que tiene conexión ¿Cómo comprobarlo?

Lo que al comandante le atormentaba esa noche era precisamente esa horrible conexión entre la muerte de su hermano y los 30 chicos que de forma inexplicable cayeron en coma de un día a otro, todos hallados con el mismo rostro en particular, todos son graduados del mismo salón de clases, de la preparatoria más importante de la ciudad. Es un caso inexplicable, aterrador, solo una mente enferma es capáz de querer ver sufrir a jóvenes, de querer verlos morir, de truncarles la vida y sus ilusiones. Hasta ahorita, los mejores médicos del país y de otros continentes han venido a tratar de salvar la vida de los 30 chicos, a quienes han llamado los “Los Ángeles dormidos”;sin embargo, ni con toda la ciencia, pruebas médicas, equipo, técnicas y medicamentos se ha podido dar la solución a este caso. Es por eso que prensa tanto nacional como internacional, está al pendiente del caso “Ángeles dormidos”. Héctor es el foco de atención tanto de éste grupo, como del sector ciudadano, hay tensión en su ciudad, hay zozobra, todo mundo teme que sea una epidemia, la gente quiere respuestas, quiere al asesino, teme por su vida misma. Todo esto recae sobre la espalda del tan controversial comandante de la policía, es por eso, que últimamente se le ve inquieto, taciturno, no bromea al entrar a la oficina, más bien un rictus de preocupación gobierna su rostro. Está preso de sus pensamientos, enclaustrado por la responsabilidad tan grande que recae sobre él y para su bendición o maldición; tiene que regresar al pasado de su vida, a abrir una vez más el baúl de los recuerdos que con tanta ansiedad quisiera desterrar de su mente.


Eslabonando

Ya han pasado más de dos horas desde que el tumulto de periodistas irrumpía en la comandancia de policía. Ahora todo está en calma afuera, son más de las 3 de la mañana y lo único que se alcanza escuchar es el suave sonido del viento que sopla sin cesar, así como la danza de las hojas de varios árboles ubicados enfrente de la comandancia de policía. Todo parece tan quieto, las calles vacías, los semáforos tintineando en la luz amarilla de intermitente, apenas empieza el movimiento laboral en las panaderías locales, los recolectores de basura son los únicos espías indiscretos de esta tan agitada pero placida madrugada. El ambiente se siente como si la misma vida quisiera tomar un descanso de un tan agitado día que estuvo lleno de contrariedades, reclamos, gritos y desesperación. Sin embargo, tanta paz solo existe en los cuentos de hadas; hay un lugar donde siempre hay luz, donde siempre hay vida y muerte, donde parece que nadie descansa, donde siempre hay tensión y alegría, sorpresas y tristezas, cansancio y alivio, es el hospital “Ángeles” ubicado al sur de la ciudad, donde están dormidos los cuerpos de 30 jóvenes que misteriosamente están en estado de coma, ahí en la sala de espera de terapia intensiva muchas veces fría y solitaria, están más de 60 gentes, quienes hacen conjeturas entre ellos, miran las fotos de las victimas , salen a caminar sin parar, fuman cigarros, y hasta han llegado a formar un vínculo familiar después de 15 días de agónica espera. Cosa curiosa hay registrados como familiares 31 gentes cuando solamente hay 30 jóvenes victimas ¿Porqué será?

- Ya viste Adri, Que buena persona es Leonor, la verdad que entereza, después de lo que vivió hace más de 3 meses y aquí esta, siempre con ese porte, tan recta, tan intelectual, toda una mujer de clase de los pies a la cabeza, desde el peinado, hasta su traje sastre , su saco siempre limpio, esas empuñaduras blancas, y que no decir de su falda sin ninguna arruga o pliegue extraño.

-Tienes razón Claudia , Leonor, siempre se ha caracterizado por ser una mujer entregada , no solo a sus hijos , bueno que en paz descanse su hija la mayor, si sabes lo que le paso ¿no?

-Si claro, recuerda que estuvimos juntas en el velorio.

-Aún, todavía sigo asombrada, yo no puedo con la pena de lo que nos está pasando y ella mírala ahí parada, con nosotros sufriendo una vez más.

-Hay Adri, y déjate eso, que todavía junto con su esposo que es un gran líder sindical de trabajadores, están organizando una fundación para combatir esa enfermedad de su hija, imagínate, volver a ver en hospitales, tras hospitales, la misma forma de cómo se va muriendo otro ser de la misma forma que le pasó a tu hija, yo no podría.

- Tienes razón, yo no podría hacer ni la mitad de lo que ella hace, la verdad que es un ejemplo de mujer.

- Si esa Leonor es un encanto.

De golpe alguien llega a interrumpir el cuchicheo en el hospital.

- Señoras y señores, su atención por favor, acaban de darme los resultados de laboratorio de las muestras realizadas a sus hijos, temo informarles que no hay ninguna muestra de reactividad, que compruebe que sus hijos hayan sido envenenados, por algunos metales pesados como Oro, Plata, Platino, Mercurio, Plomo, Arsénico, Azufre, Paladio por mencionarles algunos metales. Desafortunadamente no pudimos encontrar nada por la vía de metales pesados. También el grupo de laboratoristas ha revisado exhaustivamente planta por planta, pintura por pintura del colegio sin éxito alguno. Además, se realizó la búsqueda vía hongos y bacterias en paredes, fregaderos, lavabos y utensilios de la cafetería. Una vez más lamento informarles que por estos canales tampoco encontramos nada, les reitero que todo esto va a estar detallado en los informes que se les va a entregar. También quiero decirles que …

- Doctor Gutiérrez como es posible que no se encuentre ¡Nada!- pregunto uno de los familiares.

-Señor, quiero que entienda que el hecho de que caigan 30 jóvenes súbitamente en coma, es algo que hasta nosotros estamos desconcertados, la escuela esta limpia, totalmente sana, inclusive ya retiramos la cuarentena del lugar, lo que les iba a decir es que se les hizo también a los maestros, personal docente y de intendencia, pruebas exhaustivas, para saber si ellos no son portadores de algún tipo de virus extranjero, ya sea que hayan estado en contacto con alguna persona de otro continente o que haya trabajado en lugares radioactivos y los resultados de todas estas pruebas fueron negativos, el personal está muy limpio. La verdad es que estamos agotando todas las fuentes posibles, la otra alternativa que nos queda es el seguir un itinerario detallado de que es lo que hizo cada estudiante mientras estuvo conciente, pero lo curioso es que después de haber leído todo el itinerario, acorde a las entrevistas que realizaron las trabajadoras sociales, no encontramos un vínculo que no sea la escuela donde ellos hayan estado juntos, aproximadamente 30 días antes de caer en coma, me resulta imposible, que exista algo que no sea virus o bacteria, que incubo y desapareció súbitamente después de dejar sus estragos.

- Doctor Gutiérrez, creo que ya están dando palos de ciegos, queremos respuestas, queremos ver que encuentren algo, no por nada somos la sociedad elite de esta ciudad, somos gente que mantenemos esta ciudad, otorgamos empleos, damos valor a esta ciudad; además, a usted se le esta pagando bien y nos sale con esas cosas.- otro familiar de las victimas comentaba muy desesperado.

En esos momentos, parecía que toda la muchedumbre se le quería ir a golpes al doctor Gutiérrez, se les ha olvidado donde estaban, en un hospital, donde no solo son ellos los del problema, sino muchos más, quizás era por su poder adquisitivo y su influencia, porque cada una de las victimas en coma, es familiar de una familia rica de la ciudad, acaudalados, dueños de fabricas y empresas, que por muchos años, eso sí, daban empleo a la ciudad. Pero ahora ni con todo el dinero del mundo podían comprar la salud de sus hijos, se sentían miserables, impotentes, se sentían burlados, llenos de rabia, de esa ira que no la puedes tragar, ni digerir , se queda en tu boca, en tu pecho y de ahí no puede salir. Por eso esta gente que estaba acostumbrada a mangonear, desde a los gobernantes como a sus trabajadores, todos querían respuestas, exigían respuestas al tan confundido e incrédulo doctor Gutiérrez. ¿Cómo, como era posible? Él se lo preguntaba, nunca había visto algo así, 30 jóvenes todos en coma, los mismos síntomas, ojos grandes, abiertos, pupilas dilatas y ennegrecida mirada fija pero placida, boca sonriente, labios amoratados. 30 son 30 los jóvenes así en estado vegetativo, de no ser por la tecnología ellos ya estarían dados por muertos.

-Doctor, que piensa, diga algo, no se quede así. ¿Qué va a hacer? – continua gritando un familiar de la victima al ya atormentado doctor Gutiérrez

-Miren calma voy a seguir con las investigaciones, no se preocupen….

-preocupación, usted que sabe de preocupación, como no es su vida o la de sus hijos la que esta ahí – reclamaba sin cesar un familiar de una de las victimas.

Por un momento, el doctor Gutiérrez, sintió el impulso de golpear a ese individuo, que él sabia que estaba sufriendo, pero recapacitó sensata y educadamente.

-Miren creo que son injustos sus reclamos, yo siempre he estado al pendiente en ningún momento los he olvidado o me he ido, sigo echándole ganas…

No acabo de decir eso cuando en el fondo surgió una voz, firme , melodiosa pero imperativa, con la sutileza de quien sabe cortar las conversaciones, con la sutileza de quien sabe hablar cuando hay que hablar, era esa mujer, esa mujer de la mirada firme, pero cálida, la esposa del líder sindical, la mujer del traje impecable, esa mujer, de la que todo mundo habla por sus grandes proezas, porque no solo es mujer, es madre de sus hijos y madre del pueblo, es cariñosa, dadivosa, benévola, es la imagen de una inmaculada perfección, desde el vestir hasta el hablar, y que decir de su forma tan excelsa de comportarse. Su nombre: Leonor Castilla. Miembro desde que era joven de la mesa directiva de la sociedad de empresarios de la ciudad, fue presidenta del comité escolar cuando sus hijos iban a la primaria, impulsora de viajes educativos, siempre al pendiente y protagonista de muchos eventos tanto escolares como de recreación, precisamente por este currículum, por esta forma de ser y actuar, siempre era símbolo de admiración, de elogio y de entereza .

-Señores- dijo Leonor- entiendo su pena, se por lo que están sufriendo, porque yo lo he vivido en carne viva, y no solo eso, traigo su sufrimiento en mi alma y vibra en todo mi ser. Pero ante todo tienen que calmarse, tiene que serenarse, el doctor no lo conozco personalmente, pero, cuando estuvo de guardia cuado tuve el problema con mi hija Tabata, él siempre me apoyó con sus palabras de aliento, nunca me dejó sola ni en los peores momentos, cuando él no tenía nada que hacer laboralmente, siempre me estuvo apoyando; no es que hablo para defenderlo , sino para decir las cosas como son, él sin duda alguna es un gran hombre.

-Leonor, tiene razón hemos estado prepotentes con el doctor no debemos ser así con él.- afirmó una voz de un familiar de las victimas que estaba al fondo del salón.

Y así con un simple comentario de Leonor, lo que parecía una trifulca verbal inmediatamente cesó.

-Gracias por su comprensión yo seguiré con mis investigaciones y creanme que cuando les digo que estamos haciendo hasta lo imposible, es cierta cada una de mis palabras.- Afirmó el tan controversial doctor Gutiérrez.

Terminaba de decir estas palabras el doctor, y a la vez giró su cabeza, la dirigió hacia Leonor, a quien con unas muecas y movimientos de la cabeza, le demostraba su agradecimiento, por tan oportuna intervención. Sin embargo, también hay otro lugar, donde todavía en su interior hay algo de actividad, es una casa normal, de gente decente, una casa, donde está una mujer viviendo el regalo de la vida, viviendo el clímax de su feminidad, viviendo el tan ansiado embarazo que había deseado por tanto tiempo. Ella, mujer alta de cabello obscuro, pelo recogido, ojos preciosos, negros intensos, pómulos algo rellenitos que resaltan la belleza de su rostro tan bien estilizado; se le nota un tanto preocupada, un tanto cansada, no ha dormido bien, aunque ella sabe que por prescripción debe de descansar, debe reposar, su embarazo es de alto riesgo y un movimiento en falso puede ser fatal tanto para ella, como para el ser que arropa en su vientre desde hacia siete meses ya. Ella lo sabe, ella esta conciente de ello, pero al igual que su pareja un mar de pensamientos inunda su cognición, la obliga a dormitar y despertar en la noche, a tratar de relajarse; sin embargo, no puede conseguir un sueño placentero sabe que es por su pareja quien también le preocupa, por las situaciones que ha estado viviendo.

-¿Qué pasa, porque no llega Héctor? Son casi las 4 acorde a este reloj, por cierto que viejo está deberíamos de cambiarlo. Creo que escucho un ruido, debe ser Héctor.

Camina hacia la ventana la mujer, con un tanto de dificultad y lentitud se toma la espalda con las manos, como quien lo hace para tener mejor apoyo, es obvio, su vientre ha crecido y con ello su fisiología y fisonomía. Se pone de puntas para alcanzar a ver quien es y ¡Sorpresa!, sus preocupaciones han terminado, es su tan amado esposo.

Héctor, quien es el comandante de la policía, con su instinto natural de darse cuenta de las cosas, hasta de aquello que se le escapa a un ojo normal, ve a su esposa que lo observa en la penumbra; se hizo disimulado para evitar que caminara su esposa rápido hacia la cama, pensando en su estado, se le ve cansado a Héctor como hacia no muchos años; sin embargo, él sabía que al atravesar su puerta, él tiene que estar todo entereza, todo firmeza.

-Voy a subir lento para que crea que no la he visto, no quiero preocuparla.- pensaba Héctor entre líneas.

Y así, con un ánimo disimuladamente renovado, subió sus escaleras el comandante, esposo y futuro padre.

-Mi amor, ¿Eres tu?

-Sí, soy yo, descansa ya sabes lo que nos dijo el médico.

-Sí lo se , solo que estaba pensando en ti, haz salido en todos los noticiarios, inclusive el otro día en un canal oriental vi tus declaraciones.

- Sí, yo se que tienes motivos para estar preocupada, pero vas a ver que todo va a estar bien, la verdad, te tengo que confesar que estoy agradecido contigo, eres una mujer excepcional, me permites trabajar, me permites realizar algunas actividades que otra mujer y más en tu estado nunca me dejaría, también quiero agradecerle a tú mamá, por venir a apoyarnos, la verdad….

-Shhh, silencio Héctor, no tienes porque sentirte así , tú sabes que estamos para apoyarnos.

- Gracias, amor yo siempre dije que me había casado con la mejor mujer.

Así con un abrazo, no solo de esposos, sino de fraternidad, del alma, se funden sus cuerpos , de dos amantes que tiene que vivir situaciones fuera del control de sus manos.

El tiempo pasa, los agradecimientos y abrazos son buenos; aunque Héctor sabe que hay que aprovechar las horas de descanso, pues son pocas las que tiene disponibles.

-¿Qué pasa?, ¿Qué es este lugar?, ¿donde estoy? No veo nada, que es esta niebla que cubre mi vista, no siento nada. ¿Porqué hace tanto frío? ¿Cómo salí de mi cama? Yo estoy seguro de que estaba en mi casa ¿Cómo es que llegué a este lugar?

De repente la niebla que comenzó a ponerse más y más densa hasta que la visión de Héctor quedó totalmente nublada. Cuando en esos momentos comenzó a resonar una voz a todo alrededor del lugar, clamando:

-Héctor ¡Ayúdame!

-Esa voz, esa voz, yo ya la he escuchado.

-Héctor ¡Ayúdame!

-¿Saúl, hermano, eres tú?

En esos momentos la niebla comenzó a disiparse, el frio que sentía Héctor en el cuerpo, poco a poco se convirtió en una cálida brisa de verano; por fin el paisaje se dejaba ver ¡Y que retrato era el que los ojos de comandante estaban viendo! Él estaba en medio de un largo pastizal cubierto por un variado folklore de todo tipo de plantas silvestres, parecía como si una sábana de pequeñas y medianas florecillas cubrieran todo el pasto, dando la apariencia de un lago de flores. En verdad que era hermoso el lugar misterioso donde Héctor se encontraba; de repente, él sintió ese cosquilleo en la nuca de cómo cuando alguien te observa, al girar la cabeza su impresión fue mayúscula al ver de quien se trataba.

- ¡Hermano Saúl, eres tú! Espera voy hacia a ti.

Parecía que la larga pradera tenía vida, por más que corría Héctor, no alcanzaba a llegar hasta donde estaba Saúl.

-Hermano, no te quedes ahí parado, ven hacia aca, no se que pasa, sigo corriendo y no llego hasta donde estas, ven Saúl, soy yo tú hermano.

Intentó una vez más el comandante de la policía correr hacia donde estaba su hermano; sin embargo, fueron inútiles todos sus intentos. Para cuando estaba en el suelo rendido, intentando tomar aire, alzó su rostro, viendo por fin a Saúl enfrente de él después de tanto tiempo.

-Saúl, que bueno que estas acá, te he echado tanto de menos, ven abrázame hermano.

Al intentar abrazar a Saúl, su cuerpo parecía que solo era un holograma, no había materia, no había calor corporal, no había pulso, no había mas que una imagen estática.

-Éste no es Saúl ¿Porqué no lo puedo abrazar? Parece como si solo fuera una imagen.

Acabó de pensar esto cuando la imagen comenzó a difuminarse en el ambiente.

-No, no te vayas- gritaba desesperadamente Héctor.

En esos momentos una vez más, el paisaje se tornó gris, sóbrio, frío y desolado, la vegetación desapareció y lo único que quedó fue la ceguera una vez más y la voz que comenzó a retumbar diciendo:

-Héctor, por favor, ¡Ayúdame! ¡ENCUENTRAME, ES LA CLAVE!

-Saúl, ¿Eres tú? Saúl, dime, donde estas, háblame, todo está obscuro otra vez, no veo nada, ¿Dónde estas Hermano?, sigue hablando, todo es tan confuso ahorita, hermano no me dejes me has hecho falta, hermano, hermano, Saúl, hermano, sigue hablando.

-¡ENCUENTRAME!- gritaba esa voz.

-Saúl , no me dejes, Saaaaaaaaaaaúllllllll.

Y de un sobre salto y gran agitación Héctor se levantó gritando de su cama, exclamando el nombre de su hermano.

-Pero ¿Qué ha pasado?, otra vez, soñé a Saúl ¿“ENCUENTRAME , ES LA CLAVE”?,¿Qué quiso decir mi hermano con eso? ¿A caso Saúl me ha mostrado una pizca del paraíso para decirme algo? Porque tiene que volver todo mi pasado justamente en estos tan difíciles momentos. ¿Qué hora es? No lo puedo creer son más de las 12 del día ¡No me despertaron!

Entre apuraciones y enojos, Héctor subió a su carro, pensativo, muy taciturno, intentando eslabonar, que era lo que estaba pasando, formulaba hipótesis, teorías, pero ahora estaba seguro de que había algo que tenía que ver con Saúl. En cada alto, el comandante no perdía el tiempo y trataba de profundizar en su teoría, para encontrar ese eslabón, esa clave que enlaza el caso de su hermano y el caso de los 30 jóvenes en coma.

-Los médicos, no encuentran nada como cuando sucedió con Saúl, los síntomas son los mismos, todo es igual. ¿Donde está el eslabón faltante? ¿Cuál es la pieza perdida? Y si…… mmmm no mejor no…….. Bueno podría ser ……….

Y sin pensarlo dos veces , el comandante hizo una llamada a su oficina.

-Laura, diles que hoy no voy a ir a la oficina tengo que ir a casa.

-¿Se sintió mal, su esposa señor?

-No , tengo que ir a mi ciudad natal.

-¿A que señor?

-Tú confía en mí ahí esta la clave de estos chicos.


Regresando a casa

Han pasado más de 4 horas de viaje, se le ve al comandante del policía, algo cansado. No obstante en su corazón intuitivo, sabe que sigue prendida esa llama, esa chispa que le dice que hay algo en ese lugar, probablemente sea la llave que va a abrir el baúl de las respuestas que tanto ha buscado desde hacía tiempo para con su hermano como ahora con estos chicos.

- Veo que ha cambiado mucho la ciudad, este boulevard es nuevo, cuanto comercio, las avenidas son muy grandes, ha pasado tanto tiempo, cuando mi madre y yo nos decidimos mudar desde lo que le pasó a Saúl, nunca regresamos, ni quisimos mover más la investigación, bueno, de hecho no había dinero para hacerlo, y cuando lo hubo , no hubo ganas para hacerla, creo que mi madre y yo siempre quisimos dejar las cosas como estaban, pero ahora el tiempo me ha alcanzado, ¿Por donde empezar? Creo que lo mejor es ir a la universidad donde Saúl estudió, probablemente guarden registros de contemporáneos de él.

Así, inmediatamente, el decidido comandante de policía, se dirige a la universidad, donde alguna vez estudió su hermano. Una vez que estacionó su carro en el estacionamiento universitario, todo era nuevo para él; inclusive se vio en la necesidad de consultar el mapa del lugar, ahora ya no era un simple complejo universitario, ahora se hacía llamar el lugar ciudad universitaria y vaya que ese sobre nombre era el idóneo, había doce edificios para estudio, una gran cafetería, unidad deportiva, sección de gimnasio y el nuevo e imponente edificio administrativo, el cual era el objetivo de Héctor.

-Señorita.

-Si, dígame, Señor ¿En que lo puedo ayudar?

-Soy jefe del departamento de policía de la ciudad de …

- Oiga, espere un momento, ¿acaso usted es?

- Si, soy el encargado de la investigación del caso “Ángeles dormidos”

-Dígame, ¿Pero que hace acá?

-Necesito, todos los registros de los estudiantes que estuvieron con mi hermano, el es clase 78 matrícula de estudio 890798.

-Señor pero son tantos registros que recibimos y ya pasó mucho tiempo por la fecha que maneja y se han ido quemando, déjeme ver que puedo encontrar.

-Se lo agradecería muchísimo señorita.

Pasó más de media hora, y la secretaria del colegio no regresaba, Héctor, no sabía que hacer, estaba perdiendo la calma, sabía que de no tener información el caso estaría exactamente como cuando empezó.

-Señor Héctor, Mire lo lamento, los registros fueron quemados; solo quedan estos anuarios con fotos. Aunque ¿Sabe algo? aquí hay algo extraño.

-¿A que se refiere con eso señorita?

-Verá, por ley todos los archivos tienen que estar en bodega por 50 años y la caja del año de la generación de su hermano es la única que esta marcada como borrada por haber cumplido fecha de retiro de bodega, lo cual no debió suceder, ya que no han pasado más de 50 años.

-¿Y no sabe quien dio esa orden?

-Eso fue lo que inmediatamente busqué, por eso me dilaté de más y no hay nadie que haya firmado esa orden. De hecho no hay ni el registro de quien fue la persona que ejecutó dicho proceso, ya que como son documentos legales todo tiene que estar muy bien documentado.

-Mmmm, esto me huele muy mal.

-Lo sé señor, lo máximo que pude hacer por usted son los anuarios, tenga aquí están, si quiere otra información, puede hacer una cita con mi jefe, aunque no creo que haya mucha diferencia, solo hay una bodega aquí.

-Bueno peor es nada, gracias señorita se lo agradezco.

No de muy buena moral, Héctor se disponía darle una hojeada a los anuarios, en una banca del parque que se ubicaba cerca de la universidad, con la esperanza de que estuviera ahí alguna pista del caso.

Bueno vamos a ver que tenemos acá, solo es un anuario, la verdad, no quisiera abrirlos, me traería tan malos recuerdos el ver a Saúl una vez más. ¡Ya sé! Quizás pueda reconocer a su novia, vamos a ver. Mmmmmm todas son tan diferentes, no lo puedo creer, si almenos Saúl me hubiera dado más pistas , algún indicio ¡Diablos esto no sirvió de nada!.

Se tomó las manos a la cabeza el comandante, y se agachó un poco, en esa banca solitaria del parque, cuando de repente en su mente, comenzó a llegarle ese recuerdo, de cuando eran niños.

- Bueno ahora que lo dices su mirada es algo … m m m …no lo se, rara, hay algo raro en su mirada, no se como explicártelo , bueno además hay otra chica de mi salón que me gusta, su nombre es Valeria, va en mi salón y se apellida igual que nosotros, es curioso no lo crees, si ella me hiciera caso dejaría a esta que esta que es mi novia, pero bueno esas cosas no se hacen cebolla, no sigas ese ejemplo de mi.

-Es cierto, Saúl dijo que había una chica, en su año, que se llamaba Valeria y que tenía nuestros mismos apellidos. Vamos a ver.

Ansiosamente, Héctor pasa, hoja por hoja, buscando la foto de su hermano.

- Lo tengo, acá está, ella es Valeria.

Sin pensarlo, dos veces, Héctor le habla a su asistente.

-Laura, por favor te voy a dar unos datos investígame, donde trabaja, quien es, estado civil, número de seguro social, lo que sea.

-Señor, me tiene preocupado, ¿Está usted bien?

-Si, claro que estoy bien, toma lápiz y papel y anota el siguiente nombre.

Héctor, lo sabía, ahí estaba, tan ansiada clave, era Valeria, ella sabría almenos, un poco más de con que amigos frecuentaba Saúl. Y si ella era quien pretendía su amor, seguramente ella sabría el nombre de su novia. Una sensación de esperanza lo inundó , lo llenaba, ansiosamente esperaba que le devolvieran la llamada para que se diera manos a la obra en buscarla; pasaron poco más de media hora, tiempo que para el comandante de la policía parecía una eternidad, cuando de repente un sonido peculiar, conocido y una serie de luces destellaban de su bolso, era su teléfono móvil, en el identificador, con suma alegría reflejada en su rostro como un niño cuando le dan un regalo, vio que era el número de su oficina.

-Laura , si dime, estoy listo para apuntar, dime.

-Señor, siento tener que darle estas malas noticias, pero el nombre de la chica que me dio, está en un hospital ….

-¿Está enferma?

-No, el problema es que se trata de un hospital de salud mental, me temo que no podrá ayudarlo.

En esos momentos el comandante de la policía sintió desfallecer, era su única pista, su eslabón que tanto buscaba y se le estaba yendo de las manos.

-No puede ser y estaba tan cerca, bueno dime. ¿Algún nombre de algún familiar de ella?

-Pues una hermana de ella está como titular de responsable, ella es la que paga las cuotas del hospital, así como también, ella es la que se encarga de vigilar el estado de su tratamiento.

-¿Tienes idea de donde está ella?

-Sí, tiene su residencia en la capital del norte del país, intenté llamar a su teléfono para ver si ella podía dar más información; pero al parecer no está actualizado, suena que es un número equivocado.

-Bueno, pásame la dirección.

Así, con un pequeñísimo hálito de esperanza, el comandante Héctor, se dispuso a emprender su viaje, a la capital del norte en busca de la hermana de Valeria, quien ha mantenido a su propia hermana en un hospital mental, sepa dios porque motivos.


Coincidencias

Han pasado más de 5 horas desde que Héctor abandonó su ciudad natal, donde no encontró muchos indicios como él esperaba; no había descansado desde en la mañana, pues era más fuerte el sentimiento que lo enlaza con el caso que intenta resolver, aunque él sabia que su pelo estaba desarreglado, no había comido, solo bebido algunas bebidas gaseosas y fumado un par de cigarros, él solo tiene un objetivo en mente, una meta que sabe que no solo le traerá paz en el lugar donde trabaja, sino que también disipará las dudas de su mente sobre la misteriosa muerte de su hermano.

Por fin, después de 6 horas de viaje, Héctor ha dado con la casa de la hermana de Valeria, es una casa ubicada en un suburbio muy lujoso de la ciudad capital del norte, una amplia muralla rodea la casa, así como un alto portón de casi 4 metros de alto, al fondo se alcanza a mirar la construcción, la cual por la noche se ve bastante iluminada, haciendo apreciar su magnífica arquitectura y fineza de detalles; sin pensarlo dos veces Héctor sabe que el tiempo es oro, en este caso 30 vidas dependen de esta entrevista.

- ¿Diga? – contesta una voz del intercomunicador eléctrico.

-Soy el comandante Héctor de la policía de la ciudad del sur, puedo hablar con la señorita Margaret , hermana de Valeria.

-Señor, estas no son horas de molestar vuelva en la mañana.

-Me temo que tengo que insistir, es para un caso de vida o muerte, soy el encargado del caso “Ángeles dormidos”, quizás lo haya visto en la televisión.

Por unos minutos, nadie contesto del intercomunicador, Héctor, comenzaba a sospechar si en verdad estaba por el camino correcto, o quizás eran sus sentimientos personales los que se estaban entre mezclando con la investigación y él estaba perdiendo toda objetividad. De repente el portón se abrió e interrumpió el diálogo mental que sostenía. Supuso que esa era una forma de invitarlo sino de buen agrado a pasar, mínimo con la intención de cooperar con tan afamado caso a nivel mundial. Un gran camino empedrado era el que llevaba a la puerta de la casa, la cual era más hermosa todavía vista desde adentro que por afuera, cada acabado del exterior de la construcción era bellísimo, cada marco de las ventanas, cada puerta, cada luz que iluminaba esa residencia reflejaba que la familia de Valeria era de una posición acomodada; un pasto muy fino era el que rodeaba el camino de piedras, una alberca bastante bien iluminada estaba del lado izquierdo, así como muchos juguetes regados en el patio, parece que hay niños pequeños en casa, un par de bicicletas también se dejaban ver del lado derecho, y que no decir del techado donde estaban varios carros deportivos y de lujo para uso personal, era sin duda alguna la casa de una familia rica. Al llegar al pórtico ya lo estaba esperando una mujer, un poco bajita de estatura, pero eso sí con un gran porte y belleza física, tenía el rostro muy fino y con un cabello muy bien tratado, arreglado, toda una mujer de clase.

-Hasta ahí comandante, no es que no lo quiera dejar pasar es solo que tengo hijos en casa y mi esposo no está, por lo cual no quiero que se moleste por no avisar de su presencia en esta casa, o mis hijos se espanten de que nos visita un policía.

-Mire, mi intención no es molestarla, lo que pretendo es saber sobre su hermana Valeria; tengo algunos indicios para suponer que parte de la solución del caso “Ángeles dormidos” está en la ciudad donde estudió su hermana.

-Mmmm, es curioso lo que usted me dice.

-Me podría decir de favor ¿Qué le paso a Valeria, o si tiene registros de sus amigos o algo que me pueda dar algún indicio de ir más al fondo?

-Quizás no tenga lo que me pide como tal, pero tengo 2 cosas que le servirán, su diario de Valeria y una copia de su expediente médico, es lo único que tenemos de ella de cuando mantenía la cordura hasta lo que le sucedió un día; un acontecimiento que cambió el rumbo de su vida.

-¿Qué fue lo que le paso? ¿Tuvo algún accidente o enfermedad?

-No, nada de eso, yo no lo sabia pues era muy niña cuando sucedió, mi madre al morir me contó la verdad, me dijo que una mañana, hacia poco más de 25 años, después de que había ido al velorio de un amigo, se comenzó a sentir muy cansada, de hecho hasta tuvo un pequeño desmayo en la cocina de la casa, mi madre en ese entonces pasó el hecho desapercibido, no pensó que fuera para tanto, le dijo que si quería o se seguía sintiendo mal, a la mañana siguiente la llevaría al médico para que la revisara. No obstante, cuando ella se fue a la cama, al despertar ella nunca volvió en sí, la encontraron con los ojos abiertos, sus pupilas bien dilatadas y ennegrecidas, y eso que ella es de ojos café claros, sus labios me dijo estaban abiertos como de quien sonríen placidamente, pintados de un rojo escarlata, mas bien dicho casi morados. Inmediatamente, mi madre llamó a la ambulancia, para que vinieran por ella y fuera trasladada a un hospital, en trayecto cuando era traslada en la ambulancia, los paramédicos ya habían diagnosticado que estaba muerta; sin embargo, súbitamente comenzó a mostrar signo vitales, para cuando había llegado mi hermana al hospital, todo un cuerpo de médicos ya estaba a la espera, pues desde la ambulancia, el jefe de la ambulancia había hecho mención de tan extraños síntomas, porque los paramédicos sospechaban de algún tipo de contagio, que pudiera ser ocasionado por algún agente biológico infeccioso. Pasó, poco más de medio día cuando los médicos diagnosticaron que estaba en estado de coma; afortunadamente el coma, no duró mucho, pasó más de 1 día, cuando regresó al estado conciente; sin embargo, ya no era la misma, deliraba, gritaba, hablaba incoherencias, tuvo que ser cedada inmediatamente, ya que tenía iras incontrolables y pronunciaba sin cesar la frase: ¡ Suéltame , Carmen, Suéltame! Estuvo así, un par de semanas y nunca más la volvimos a ver a la misma Valeria, parecía otra, como si su mente se quedara atrapada en otro lado y su cuerpo simplemente fuera una marioneta de una entidad diabólica. Mi madre no tuvo remedio que instalarla en un hospital psiquiátrico, podía ser peligrosa para nosotros que en ese entonces éramos muy pequeños. Mi madre nunca lo superó, quizás mi mamá, nunca fué el ejemplo de la madre más cariñosa del mundo, pues le costaba mucho demostrar su cariño para con nosotros, más bien ella era el ejemplo de la mamá que siempre quiere que sus hijos fuesen destacados hasta en el portar el uniforme, siempre puntillosa y exigente para con Valeria y mi hermano; no obstante, desde ese día se le vió más reservada, más callada, nos hacía muchas recomendaciones a mi hermano y a mí; mi padre lo tomó de una forma un tanto más ligera o más bien se escudaba en su trabajo, queriendo ocultar sus sentimientos; la verdad es que esos momentos fueron terribles para nosotros como familia, cuando yo era niña no lo notaba, ahora que soy grande puedo recapitular y contarle todas estas conclusiones personales; además, mi madre tenía una forma muy curiosa junto con mi padre de ocultarnos todo lo referente a Valeria. Cada fin de semana desaparecían misteriosamente y no regresaban, hasta el domingo ya muy noche. Cuando yo y mi hermano crecimos nos inventaron la historia de que Valeria había nacido así, que se trataba de un caso no genético, sino de una enfermedad que le había dado desde bebe y que poco a poco la había dejado trastornada de su mente. De joven, solo tuve el valor en 2 ocasiones de irla a ver, en la primera ocasión que decidí afrontar esa situación y acompañar a mi madre, estaba aterrada, admito que me asustaba muchísimo la idea de ir a un hospital psiquiátrico, tenía la idea de ver a mi hermana , encadenada, esposada o algo así, la verdad es que a esa edad no sabía ni que pensar, me asombre muchísimo cuando vi el hospital mental, es un lugar que el ambiente tiene mucha paz, aunque la gente que está ahí no está del todo en paz; cuando llegó el momento de estar con ella en la sala de visitas, iba de la mano de mi madre, y un sudor frió recorría mi cuerpo, no obstante; se le veía algo tranquila a Valeria, con un poco de saliva escurriendo de los lados de su boca por los medicamentos que le suministraban; pero, a fin de cuentas tranquila. Lo curioso es que siempre contaba la misma historia, tenía una obsesión por hablar de una tal Carmen.

-¿Carmen existe?- Preguntó Héctor.

-Mmmm, no se que decir, la primera vez que fui a ver a mi hermana fue cuando me contó la historia de una tal Carmen, me comenzó a platicar que era su mejor amiga. Constantemente , me decía que se habían conocido desde niñas, que había ido juntas a la primaria, me enseñaba recortes de revistas donde decía que ahí estaba su amiga Carmen, de momento hacía gestos con la cara y empezaba a decir que le estaba gritando Carmen, quien supuestamente estaba en la misma habitación que nosotros y que ya venía por ella, pero que no sentía miedo, porque sabía que Carmen era un poco impaciente a veces ; sin embargo, ella la quería mucho. Mi madre y yo sabíamos que esos episodios de la amiga Carmen, eran parte de su delirio, porque nadie que no fuera Valeria , mi madre y yo estábamos en la sala de visitas. Eso fue en la primera ocasión que la fui a ver como le había dicho, la otra ocasión fue cuando se acercaba el día de su cumpleaños, tenía pensado regalarle algo ya que mi hermano me había dicho que ella desde que estaba lúcida tenía un gusto por las muñecas de manufactura artesanal; sin embargo, como no se nos tenían permitido ingresar objetos extraños, recuerdo que ese fin de semana, le dije a mi madre que la acompañaba al hospital psiquiátrico porque le había hecho un dibujo a Valeria de cumpleaños, esta vez había pintado a Valeria y yo en un día de campo, con un árbol al centro y un lago con pececitos de fondo. Mi madre vio mal mi idea de ese dibujo; queriendo y no accedió a mi petición después de varias súplicas. Mi madre nunca estuvo de acuerdo de que mi hermano y yo, visitáramos a Valeria, no quería que nos lleváramos una mala imagen de ella, mi hermano como es mayor que yo la recuerda un poco más, yo no tengo un solo recuerdo de cuando ella era lúcida. Total, que cuando llegamos una vez más al hospital psiquiátrico, antes de pasar a la sala de visitas, era de rigor que el médico, le leyera a mi madre los pocos avances o retrocesos de la enfermedad de Valeria, pues el diagnóstico era claro que ella vivía un estado irreversible; en esa ocasión el médico, advirtió a mi madre que quizás la iba a notar un poco más aletargada de lo normal, porque en la semana, había tenido un brote de psicosis con mucha violencia, todavía recuerdo la expresión de mi madre ese día, un par de lágrimas se le rodaron, ya que pese a todo diagnóstico, ella albergaba la esperanza de que su hija volviera a la normalidad, pues ella bien sabía que en la familia no había antecedentes algunos de migrañas, enfermedades neurológicas o del tipo demenciales, como para que mi hermana estuviera en un hospital psiquiátrico. La consulta duró poco más de media hora entre explicaciones y la lista de autorización de nuevos medicamentos. Cuando nos pasaron a la fría sala de visitas, no había cambiado mucho desde que yo había ido por vez primera, los mismo muebles y el color blanco de las paredes, así como la vegetación que ambientalizaba la sección de visitas. Habían transcurrido alrededor de quince minutos cuando el enfermero trajo a Valeria, se le veía muy mal, su pelo parecía una maraña de estambre sucio, tenía rasguños por todo el rostro, en sus manos parecía que la había arañado un gato o algo así, sus antebrazos estaban marcados con marcas de dientes, como quien quiere comer una pieza de carne, también algunas uñas de sus dedos no estaban ahí, el enfermero dijo que quizás no contestaría muchas cosas porque se le habían acabado de suministrar nuevos medicamentos. No pude soportarlo y tome a mi madre de la mano de ver a mi hermana así, aunque nunca hubiera convivido con ella. Mi madre con voz firme me dijo: tú quisiste y suplicaste por venir, tú sabes que yo no estaba de acuerdo, además , algún día quizás yo falte y tienes que ser fuerte, ya que o tu o tu hermano se harán cargo de ella, queriendo y no saqué mi dibujo y se lo mostré, ni siquiera alzó la cabeza para ver el dibujo, se le veía totalmente perdida, mi madre trató de limpiarle su rostro , con su pañuelo que siempre cargaba para su sudor; cuando la acabo de limpiar alzó la cara, de cómo quien intenta ver o entender donde está, en eso su percepción la enfocó a mi dibujo y estalló lo que nunca quiso mi madre que viéramos sobre Valeria, de momento comenzó a gritar y a blasfemar una vez más sobre la tal Carmen, inmediatamente entró el enfermero y ella corría por todo el cuarto, como si la estuviera siguiendo alguien que no estaba ahí, gritaba y gritaba de pánico, decía : ¡ Carmen, Carmen, déjame ¡Vivir! !Vete! Inmediatamente, la durmieron y yo por muchos años no quise volver a ir a visitarla, poco antes de que mi madre falleciera, comencé a ir nuevamente, porque mi madre ya estaba muy enferma y agotada emocionalmente, el médico en turno en esa ocasión nos dijo que Valeria estaba estable desde hacia ya tiempo atrás, aunque la dosis de medicamentos calmantes era muchísima y vivía casi todo el tiempo sedada, ese día el doctor me entregó un expediente de historial médico así como de sus actividades; todavía seguía obsesionada por esa tal Carmen, pintó un cuadro donde está un árbol como cuando yo era niña le había pintado, pero ella estaba ahí encadenada y Carmen era la que la cuidaba para que no saliera de ese árbol, al fondo se podía ver un lago o brazo de mar, no se bien que trato de dibujar, ya que a un lado de la orilla dibujo un peñasco, donde estaba la silueta de un hombre encadenado a esta roca, gritando por ayuda.

En ese momento, al comandante Héctor, le vino a la mente ese sueño donde él había visto a su hermano pidiendo ayuda, que lo salvara, donde veía claramente como él estaba encadenado a un peñasco gritando y suplicando que fuera a salvarlo.

-Disculpe, ¿Cómo dijo que era ese dibujo?

-Un dibujo donde ella está encadenada a un árbol, pidiendo ayuda, al fondo se ve un lago o brazo de mar, hay un peñasco ahí y también la figura de un hombre pidiendo ayuda, todo esto vigilado por la tal Carmen, el médico dice que es normal que pinte eso por su esquizofrenia paranoide que sufre, ya que los delirios de persecución o tortura son normales. Pero eso no acaba aca, siempre ha pintado a esa tal Carmen, Carmen con su familia, Carmen casándose, Carmen, teniendo hijos, Carmen con una hija muerta, Carmen triste, Carmen contenta, Carmen trayendo a sus hijos a la escuela; mire, tome el expediente de mi hermana con los dibujos de la tal Carmen creo que a usted le servirá más que a mí, quizás se esté preguntado o afirmando que ya me extendí sobre el destino que tuvo mi hermana; sin embargo, me he tomado el atrevimiento de contarle todo esto porque de un mes a esta fecha, comenzó a pintar que muchos amigos están ahora con ella en ese jardín de fantasías, ahora no solo es ella la encadenada sino 30 niños más, y lo curioso es que todos estos niños tienen los ojos abiertos, con sus pupilas dilatas y ennegrecidas, como el caso “Ángeles dormidos”. No sabía que hacer, cuando vi esta relación y como mi madre hace tiempo me había contado como encontraron a Valeria en la cama de la casa el día que enfermó. Yo sabía que había conexión entre el caso de mi hermana y los 30 chicos; estaba aterrada, no sabía como que decir que mi hermana una loca, pintaba entre su delirio y semi lucidez a los chicos en coma del caso “Ángeles dormidos” y que iba a ganar con eso, la burla de la gente lo más probable. Desafortunadamente, no hay un registro de cómo encontraron a mi hermana el día que enfermó por la mañana, porque ella evolucionó de manera diferente que estos chicos. Yo supongo al igual que usted que hay una relación con mi hermana y su caso, por eso le entrego su Diario , ahí esta una información detallada de los últimos años de mi hermana, ella era muy ordenada por lo que me cuentan, espero le sea de mucha ayuda, por mi parte nunca tuve el valor de abrirlo.

-Por supuesto, que me será de mucha ayuda este Diario y el expediente.- Afirmó Héctor.

-Bueno creo que eso es todo por mi parte oficial, le deseo buena suerte y que solucione el caso, hasta mi alma estaría en paz si el caso fuera resuelto exitosamente.

-Claro que si señora, es usted muy amable y gracias por su tiempo, disculpe el interrumpirla a estas horas.

-No hay problema oficial, oiga una pregunta más ¿Cómo supo de Valeria?

- Tuve un hermano que la conocía.

-¿Tuve? Eso quiere decir ¿Qué su hermano visitó a mi hermana en el hospital? O supo de cómo enfermó.

- No creo que eso fue circunstancial, mi hermano la conoció en la universidad, él era el amigo al que tú hermana asistió al funeral, porque mi hermano murió, de la misma forma de cómo están esos 30 jóvenes en coma y de la forma en que encontraron a Valeria, esa mañana en la recámara de tu casa.

Sin decir más, el comandante, deja en el tan lujoso, e iluminado pórtico de esa casa a una mujer, asombrada por las coincidencias e interrogantes que Héctor ha sembrado en ella, al decirle que estos casos no están aislados, sino que hay un patrón, hay una huella de tiempo atrás, quizás el asesino, se arrepintió, o decidió dejar por un tiempo sus fechorías; sin embargo, el instinto asesino es como el de un alcohólico o drogadicto, cuando les llega la necesidad la tienen que saciar inmediatamente. Héctor sabe que esta cerca, que hay luz, que hay esperanza, en ese Diario de Valeria tiene que estar, el secreto de quien se esconde detrás de estos crímenes entrelazados.


El Diario de Valeria

Ya instalado en un hotel de la capital del norte y después de haber hecho un par de llamadas a su hogar y oficina, para dar avances de sus situación y de cómo va la investigación, le sobraban ganas de leer, el Diario de Valeria o su expediente, donde él sabía tenía que haber alguna pista, ahora estaba más lleno de dudas; pero a la vez era un mar de sentimientos encontrados que lo inundaban. Ahora, todo tenía conexión, su hermano, sus sueños y pesadillas, los chicos, Valeria, sentía en su pecho esa corazonada, esa intuición, de que algo muy grande estaba por venir; sin embargo, él sabia que su cuerpo también estaba fatigado, todo un día manejando y sin comer, más las mal pasadas de las semanas anteriores desde que el caso “Ángeles dormidos” salió a la luz pública; por esto él se vio forzado a recostarse un poco y tratar de dormir a lo más un par de horas. Héctor ya acostado sabía que no debía dormir, se debatía todavía en su mente, él quería seguir adelante, que cada minuto contaba, pero sus pies le dolían, estaban hormigueados, acalambrados desde las pantorrillas hasta la planta de los pies, esta vez, tomó en cuenta lo que ayer le había pasado en su hogar cuando se quedo dormido horas de más, así que de su viejo maletín de piel, sacó su despertador, programándolo, para dormir un par de horas, no más.

-Bueno ya descansé 3 horas, me duele todavía un poco la cabeza, de tanto manejar todo el día y en el sol; pero, es hora de leer el Diario, mmm o ¿Por cuál comenzar? El expediente me brindará una perspectiva clínica del estado de Valeria; no obstante, no me sirve de mucho eso, entre delirios y ensoñaciones, no voy a encontrar algo relevante, el tiempo es oro para mí y tengo que encontrar nombres, pistas, almenos de alguien cuerdo; el Diario, es la mejor opción. Mmm, ahora ¿Porque fecha comenzar? Saúl comentó que se querían o algo así, ¡Ya sé! imagino que todo se desencadena al último mes de julio del año en que mi hermano murió, ahí es donde debe estar esa pista.

Y así un tanto ansioso e inquieto, Héctor se dispone a buscar con delicadeza dentro de las amarillentas páginas de un Diario donde puede estar la llave que abrirá todos los candados de este misterio.

Día Lunes 1 de Julio

Hola querido Diario, sabes, hoy fue un gran día en la universidad, empieza un nuevo ciclo escolar, y con ello un cúmulo de nuevas aventuras y porque no, encontrar un nuevo amor. Tú bien sabes que éste es mi sueño y porque no el de toda chica a mi edad, con esto no quiero decir que espero un príncipe azul; sino alguien que me ame de verdad, que me entienda, que me haga sentirme más viva de lo que ya estoy, soy joven y bonita, bueno eso opino de mí , la verdad creo que merezco gozar de los placeres de la vida. Éste es mi sueño y en este año escolar lo creo lograr. Además, sabes Diario, me acaban de dar el horario de clases, quedó súper bien, creo que este semestre me la voy a pasar de lo mejor, entre fiestas y reuniones, después de todo no quiero ser la hazme reír dentro de mis amigas, todas tienen su novio, bueno Diario cuida bien mis secretos , adiós.

Miércoles 3 de Julio

Sabes hoy en la mañana vi al chico del que te he contado que estoy enamorada, es tan guapo, tan inteligente, cada comentario que sale de su boca dice la verdad en cada palabra, me encanta , lo adoro, que lástima que tiene novia y no me hace caso, bueno no importa, por algo son las cosas, entre otros detalles, fíjate que mi a perrita se cortó en la mañana que iba camino a la calle …… bueno Diario nos estamos viendo he, que estés bien y ya sabes no le cuentes al viento mis secretos o se lo vaya a contar a otros árboles.

Viernes 5 de Julio

Hoy te tengo excelentes noticias. Él chico que tanto me gusta me ha dirigido la palabra, creo que ¡Le caigo bien! es tan tierno tenerlo cerca, me hace vibrar toda mi piel, hasta me pongo chinita como dice mi mamá, ¿Sabes porque lo tengo tan cerca? Porque es mi compañero de trabajo vamos a hacer proyectos juntos todo este semestre y porque no hacer el proyecto de nuestro noviazgo y jurarnos eterno amor; pero oshhhh, luego anda por ahí la bruja de su novia, me molesta muchisisisismo como me mira; además, tiene una mirada algo extraña, como de torero, pero no porque sea ella el torero, sino el toro enfadado jajajaja, bueno Diario te seguiré contando más adelante que pasa.

Lunes 8 de Julio

Acabó de ver en la salida al chavo que me gusta, si mi compañero de laboratorio, bueno tú sabes que me gustan muchos chicos, pero él es el elegido dentro de todos. Mira te cuento que me dijo que si quería que me acompañaba a mi casa, ¡Puedes creerlo! ¡Él pidiéndome semejante cosa, ¡Increíble! Aunque la verdad me tuve que ver muy mala onda y le tuve que decir que no, porque yo se que tiene novia y no me gusta su novia, bueno tú has de pensar que como voy a querer a su novia siendo yo la rival, pero bueno en la iglesia me han enseñado que tengo que amar a mis semejantes, trataré de hacer mi mejor esfuerzo con su novia, aunque aca entre nos, como me gustaría que se fuera a estudiar a otra escuela, Sshh, es nuestro secreto he, no lo cuentes a nadie, mucho menos a la novia del niño que me gusta sino se me va a armar en grande y eso a mi mamá y papá nunca me lo perdonarían.

Miércoles 11 de Julio

Hoy estoy triste, vi al chico que me gusta en la cancha de fútbol, y su novia al verme que le da un beso en la boca, como diciendo este hombre es mío , ni te acerques infeliz, pero que bueno que te tengo mi querido Diario, ni como contarle esto a mi madre, ella con sus problemas con mi padre y yo así, sufriendo por un ser que bueno, si vale la pena, pero creo que es un idiota, como se atreve a andar con tan horrorosa mujer, tan fea, tan grosera, tan vulgar, que vestimentas tan más feas usa esa mujer, lagartona , buena para nada, roba hombres. Bueno no me ha robado nada Diario; él ya era de ella. Quizás la roba hombres sería yo que estoy tratando de llevármelo, pero a decir verdad tampoco he hecho algo para llevármelo, él es quien se me ha ofrecido a traerme a casa, que dulce hubieran sido esos momentos, que me hubiera traído a casa, de la mano los dos, total nadie nos vería, o quizás abrazados, sintiendo que el tiempo se nos va lento, como si las manecillas de mi reloj se pararan y ese instante durara para una eternidad. Mmmm, ¡Que va! solo es un sueño Diario, solo eso un sueño, te dejo hoy en estas palabras mis sueños y mi tristeza.

Viernes 13 de Julio.

Sabes Diario, hoy estoy más triste , noté que ese chico del que te he contado se ha alejado de mí, así es; por cierto casi lo olvido no te he dicho su nombre, que tonta he sido Diario, sino no vas a saber de quien se trata, su nombre es Saúl, es el portero más sexy del equipo de la universidad, tan galán, tan bien portado, tan modosito; sin embargo, hoy se vio tan mal conmigo, muy cortante, distanciado, como si mi presencia fuera incómoda para él, como si fuera una piedra en su zapato, que no ve la hora para podérsela quitar y caminar por la vida mucho mejor, o ¿Acaso he hecho algo yo para que me trate así? ¿He sido descortés con él? ¿Acaso no he sido una dama con él? Que me lo diga, que me lo aclare, que no entiende que mi corazón sufre, por la serpiente de la duda , que repta en todo mi ser, queriéndome carcomer de indecisión, de angustia, de no saber que hacer o que decirle para que no se comporte así conmigo. Aunque pensándolo bien Diario, y si es esa bruja de su novia la que le dijo que se alejara de mí, bueno Diario, si tú tuvieras ojos, notarías que soy muy bella, tengo mi pelo castaño, grandes ojos cafeses claros, una nariz afiladita, recta bonita, labios carnosos no tan rojos, no tan pálidos, piel clara y que no decir de mis chapitas que maquillan tan naturalmente mi rostro, me amo, no cabe duda, me adoro. Eso tiene que ser, siente celos esa infeliz arpía, que quiere que los sentimientos de Saúl solo sean secuestrados para ella y nadie más. Pero me las va a pagar la otra semana, voy a ir más coqueta como me dijo mi amiga Lulu hoy, que no me deje, que pelee por él si lo amo en verdad, total en la guerra y en el amor todo se vale.

Domingo 15 de Julio

Sabes Diario, hoy pasó algo mágico, algo que solo se ve en las películas o en los cuentos infantiles, Saúl apareció hace unos momentos, apareció así literalmente en mi ventana, tuvo que escalar el árbol, que da a mi casa y venir a explicarme valerosamente, que no me enojara con él, que si se portó cortante conmigo es por su novia que es celosa y que luego le reclama o les hace conflicto a las chavas por las que se siente ella amenazada y les dice cosas horribles; pero que él por su parte , cree que yo soy una magnífica persona, casi, casi, casi me dijo que soy digna de su amor, no, no es cierto eso, no , pero yo intuyo, leo entre líneas de su corazón, de su pensamiento, que así es. Él me ama, ahora lo se, que yo ocupo almenos un lugar en sus pensamientos, que me dedica un tiempo en el día para pensar en mí como yo pienso tanto en él. Bueno no tanto; también tengo tarea y cosas que hacer, no creas que soy una loca enamorada , perdida, bueno algo hay de cierto en eso, pero si salgo mal en la escuela mis papas me castigarían y no podría dilatarme más tiempo en la escuela como luego lo hago , solo para ver jugar a Saúl, a quien no le retiro la mirada en cada encuentro de fútbol, he de confesarte, desde que supe que él era el portero, veo los fines de semana con mi hermano el fútbol, solo para estar más al tanto de los equipos y tener que platicar con él. Bueno Diario, quiero decirte, que estoy muy, muy feliz, por lo que acaba de suceder ahorita en mi recamara, bueno te dejo, y ya sabes sshh, no le cuentes nuestros secretos a nadie he.

Jueves 17 de Julio

Sabes, toda la semana he ido súper coqueta a la escuela, Saúl me lo ha hecho saber un par de ocasiones, me pongo mi mejor ropa, mi mejor maquillaje, hasta las mejores arracadas que me ha regalado mi padre; mi madre sospecha algo y hoy cuando me bajé del coche, tuve que escuchar su sermón como por 30 minutos sobre su teoría del embarazo juvenil y la vida de un descarriado; creo que mi madre está amargada, solo es un amor , un amor juvenil , que sembró en mi corazón la semilla hace un año, y que hoy después de un año está dando frutos para mí, lo siente mi corazón, lo siente mi alma, lo quiero , lo amo , lo adoro, me encanta que me diga que me veo guapa, y porque no un día de estos hasta me atrevería a robarle un beso, que importa que tenga novia, yo se que él me ama más que a su novia. Bueno que estés bien Diario, nos vemos.

Viernes 18 de Julio.

Hoy si no me fue nada bien, tengo que admitir que todo el camino a casa me hice la fuerte con mi madre por no llorar, la novia de Saúl me amenazó de muerte, puedes creerlo ¡Me amenazó de muerte! ¡Está loca!, demente, es peor que una víbora, es la más vil de las escorias de toda la creación, además me dijo que si no le paraba de arrimármele a Saúl, que a él lo mataría para que no fuera de ninguna de las dos. Vieja cualquiera quien se ha atrevido, pero por el bien de mi amado, de mi niño de mis sueños, creo que lo mejor será alejarme de él; además, no quiero problemas con mis padres, en que dilema me tengo que ver cuando mi corazón y pensamientos son presa de una fruta prohibida, a la que no debo comer. Le voy a hablar a Lulu para ver que opina, que me dirá acerca de lo que esa vieja me dijo.

Lunes 21 de Julio.

Sabes, Lulu tuvo razón cuando hablé con ella el viernes, si quiere guerra la vieja guerra tendrá, hoy voy a ir más coqueta a la escuela, con más ánimo y con toda la decisión para que de una vez por todas, le quite a Saúl. Al rato te cuento que fue lo que paso.

Jueves 24 de Julio

Diario, no había tenido ganas de escribirte me fue mal con el plan que conté, la verdad fui a parar hasta con el médico por una cortada que me hizo en mi brazo esa vieja loca, me agarró por atrás y me sujetó fuertemente hasta que me inmovilizó y me hirió; mientras eso sucedía, susurraba a mi odio que esa iba a ser una marca o primera llamada, como yo lo quisiera tomar para que dejara de una buena vez a Saúl. Lo vez Diario te dije que esa mujer estaba loca, me tiene amenazada de muerte. Mi madre, me preguntó hasta el cansancio todo el camino a casa, hasta en la cena si había sido alguien quien me había hecho eso, que si era una hombre o una mujer, maestro , que que era lo que había pasado, y yo sin poder decirle la verdad que había sido la novia de Saúl; tengo que confesarte, que él también sospecha que ha sido su novia quien me dejó esa marca, yo no tengo el valor para decirle que es esa mujer, que es su novia, la que no solo me ha dejado una herida física, sino una herida también en el alma, es que yo no lo entiendo Diario, yo no lo entiendo, yo que soy tan buena persona, porque me tiene que pasar esto a mí, yo que amo sincera y dulcemente a mi Saúl, que todas la noches sueño con él, porque me ha de pasar esto a mí. Si tan solo Saúl lo supiera, sabría que es mi corazón el más puro y fiel ejemplo de cuando una persona está enamorada de otra. Yo se que no debo contarle nada de lo que paso entre su novia y yo pues temo incluso, por la vida de él, temo que le haga algo su maldita novia, me revuelve el estómago el solo pensar en ella, me llena de tanta rabia e impotencia el saber que ella, es quien lo tiene en sus brazos y no soy yo quien tiene a él, siendo mi amor más puro y fiel, bueno almenos menos enfermo, yo lo amo y como lo amo, no quiero verlo sufrir, no quiero verlo padecer, por eso durante el día ocultaré todos estos sentimientos tan puros, bajo este rostro de felicidad, bajo esta sonrisa artificial, como aquel payaso que tiene que salir a dar la mejor de sus actuaciones, pero con lágrimas en el alma, desgarrado desde lo más profundo, así yo me siento, un bufón de la vida, que ha sido burlado por la misma vida, ¿Cómo cuando dos personas se aman en verdad, porque yo estoy segura que Saúl me ama, no pueden estar juntas? ¿Porqué tienen que existir arpías enfermas como la novia de Saúl? gente tan mala, tan perversa, pero de que me quejo, ya decidí que no le voy a decir nada a Saúl, si él es feliz yo soy feliz.

Lunes 28 de Julio.

Diario, no sabes lo que paso, ya no se como considerarlo, si bueno o malo, Saúl antes del entrenamiento, me fue a buscar y en un apartado de la escuela, me dijo todo lo que sentía por mí, que me amaba, que me amaba desde hace tiempo, solo que pensaba que como yo , bueno mi familia está económicamente en buena posición, no le iba merecer su amor, porque él es pobre y tiene que ganarse la vida de una forma muy diferente a la mía. Me dijo con toda la pena amorosa que puede existir, que lo único que tiene es una amor puro y fiel, para conmigo que quizás no hay carros, no hay lujos, pero que su amor por mi es una garantía digna de valuar. Yo no quería decirle que lo amaba, yo no quería, es mas no debía , me había prometido , no decirle que yo lo amaba, pues sabía de las funestas consecuencias de estas palabras, pero mis pensamientos me traicionaron, fueron como una bomba que se hizo en mi cabeza, me recorrió la explosión por todo mi cuerpo y no solo le dije “yo te amo”, sino que lo besé, si Diario, lo besé y lo acaricié como a mí me hubiese gustado que él lo hubiera hecho desde hacía ya tiempo atrás, todavía puedo sentir al escribir estas palabras, sus labios fusionados a los míos, el calor de su respiración cerca de mi rostro, y sus manos que acariciaban de la forma más tierna he indescriptible mi espalda. Yo se Diario que no debí haber hecho esto, pero que puedo hacer ante esta pulsión, que me brota desde los confines de mi ser y que al ver esta oportunidad, ni mi razonamiento, ni mis buenos modales que mi madre me enseñó, fueron una barrera para poder frenar tan descomunal descarga de emociones. Al terminar de besarlo, no pude contener mi llanto, le dije la verdad de la cortada, él se puso furioso, lo debiste haber visto Diario, nunca lo había visto, así, es todo un caballero me dijo que iría a cortar inmediatamente a su novia, porque no debió haber hecho esto. La verdad estoy asustada no se que hacer temo por la vida de mi amado y por la mía no nos vaya a pasar algo, de esa mujer lo espero todo.

Jueves 2 de Agosto

Sabes Diario, no se si creerle a él , parece que lo pasó fue una mentira, una burla, ahora se pasea junto de mí y se besa con descaro con su novia en la boca, se acarician grotescamente y cuando no me esta viendo Saúl su novia me sonríe burleramente; pero que le ha hecho a Saúl que acaso lo tiene embrujado, porque se comporta así, estoy segura que los sentimientos que me mostró el otro día eran reales, no fueron la obra del más fino artista de la mentira, yo vi su rostro, vi su expresión de ira cuando le enseñe mi cortada; además, sentí su calor, su forma de besar, eso sentimientos no son de un mentiroso , es de alguien que ama a una persona , que se lo había tenido guardado y no ve la hora para poder decírselo. Yo lo se, mi corazón lo sabe que él algo tiene, estoy segura que él me ama, aunque mis ojos ven otra cosa yo se que eso no es cierto. Pero la fuerza del amor triunfará sobre toda la maldad de esa maldita mujer, yo conozco a Saúl, por ese instante que estuvimos compenetrados puedo asegurar y se que es víctima de un embrujo de esa maldita mujer, porque él me ama.

Domingo 5 de Agosto.

Lo vez Diario, te lo dije, se volvió a repetir la escena , Saúl vino a mi casa por la ventana, como te conté hace tiempo, me dijo que no sabía que le pasaba , que se sentía raro , que no podía decirle a su novia que estuvo mal, que parece que cuando está con ella, algo le pasa, que hace que la ame, pero que cuando se aleja de ella le causa repugnancia, lo veo confundido, no, más bien enervado, no puede ser que ames y no ames a una persona a la vez, es su novia ella es la culpable de todo, debo confesarte Diario , que me deje besar una vez más por él y no solo eso, avanzamos solo un poco más, estuvimos dándonos caricias todo el tiempo en mi cama, total mis padres no estaban, yo siento en cada caricia, como él pone su alma misma, y se entrega totalmente, es mío, Saúl me pertenece, sin duda alguna, ahora que estado con él estoy segura más que antes, ¿Pero que tiene esa mujer? ¿Qué tiene que lo hace enloquecer cuando está cerca? ¿Porque la ama y la rechaza a la vez? ¿Acaso es eso posible? No lo se, pero esta vez me juró que la iba a terminar de una buena vez, eso me emociona , pero a la vez me aterra, su novia esta demente, está loca, temo que sea capaz de cometer una barbaridad. Hoy esta noche dormiré con miedo, con miedo hacia el mañana y al otro mañana, ¿Porqué el amor tiene que ser tan peligroso? ¿Porqué tiene que ser tan tortuoso? ¿Porqué dios no permite que seamos dos amantes de la vida entregándonos a nosotros? Quizás son preguntas que con el tiempo responderé.

Domingo 12 de Agosto.

A pasado una semana desde que te escribí, pero la verdad hasta yo ya estaba dudando de que Saúl se fuera a atreverse a darle esa carta de despedida a su novia, toda la semana lo intentó, pero la escurridiza de su novia , se escondió de él por completo, yo la ví el lunes y no la volví a ver, incluso una amiga que toma clases con ella, me dijo que no asistió al colegio en toda la semana, que no dijo a donde iba, o con quien iba, la muy infeliz de seguro, se le escondió a Saúl, o lo que es aún mejor ya no va a volver a la escuela, que bueno me da gusto, ojalá sea a sí y Saúl sea solo para mí, ya viste Diario, su nombre es tan bonito que hasta rima me salió. Bueno mañana te tendré al tanto.

Lunes 13 de Agosto.

Sabes querido Diario, hoy estoy algo preocupada, porque no vi a Saúl en la escuela, y hasta hoy se volvió a aparecer, su tan fea novia, me dirigió la mirada y una sonrisa tan jactanciosa, que me ví obligada a voltear inmediatamente. Pero ella es lo que menos me importa en la vida, en esta semana solo yo y Saúl seremos el centro del universo, el centro de la atención de mis pensamientos, el centro de donde todo gira, donde todo parte. Sí, somos nosotros dos los enamorados, que caminamos sin temor a las críticas, tomados de la mano el uno al otro ¡Wow! como puedes ver Diario estoy sumamente enamorada, sumamente perdida por ese hombre, ya quiero que sea mañana para verlo, para que me acaricie, para que me bese, los minutos se me hacen eternos al lado de él, quizás estoy exagerando en que le haya hecho algo su novia, sería demasiado ¿no crees?

Miércoles 15 de Agosto.

Tengo que decírtelo Diario, no se que más hacer he pasado horas y horas, en pleno llanto, el más amargo de todos, Saúl, esta muerto, está muerto, lo sabía esa maldita mujer, que ni su nombre me quiero acordar, pero te lo tengo que decir se llama Carmina, ella lo debió haber matado, más bien dicho envenenado, él era un chico sano, nunca se drogaba, no tomaba , te lo digo no con mis palabras de amante, sino con mis palabras de que lo viví, lo tuve cerca de mí , y cuando una mujer está enamorada, es capaz de escudriñar en el otro hasta el más profundo de sus virtudes y defectos, a la vez abrir y cerrar los ojos ala vez cegados por el amor, pero Saúl era perfecto, bueno casi perfecto; sin embargo, drogadicto no era, la policía dice que murió de sobre dosis, pero eso es imposible, esa Carmina, su novia, me da asco esa mujer, que horrible es esta sensación estar condenada al silencio de estar condenada a la duda y zozobra, como decirle a mis padres de esto, como decirles que sospecho que mi amigo, digo mi amante, fue asesinado, envenenado, lo primero que me dirían sería: te has dado cuenta Valeria , que es una acusación grave lo que dices, entones yo diré que sí, y ellos me dirán que en que me baso para afirmar tal cosa, entones con valor de aplomo les diré que fue mi amante, que los dos estuvimos compenetrados, más allá de los deseos puros y carnales del hombre, que fuimos la simbiosis de una alma pura que ahora ha tenido que ser separada por la maldita de Carmina; pero me falta valor , valor para decir lo que pienso, no me van a apoyar o quizás si me apoyen; además, me faltan pruebas, pruebas que involucren a esa maldita mujer. Diario, no tienes idea ni de cómo me siento, es algo terrible, algo fatal, me han arrancado un pedazo de mí y lo peor de todo es que ese pedazo de mí se fué para siempre, a un lugar donde solo los ángeles pueden acceder y no mortales como yo; pero algún día estaré con él algún día. Juro que vengaré su muerte esto no se va a quedar así.

Viernes 17 de Agosto.

Esa Carmina, me ve como si se burlara de mí, maldita yo se que oculta algo, no le he podido encontrar algo que la involucre, lo único que tengo es que nación el 23 de octubre de 1958, en la capital del este, bajo el nombre de Carmina Cabrera. Es mi única pista y seguiré investigando, más y más, hasta llegar hasta el fondo de este misterio y vengaré la muerte de mi amado, juro ante ti Diario que algún día la verdad se sabrá, quizás no hoy o mañana; pero la verdad saldrá a la luz y esa maldita vieja tiene que estar en la cárcel, ahí es donde se tiene que pudrir, ahí es donde se tiene que corroer, ahí es donde va a ser el banquete de los gusanos, pues porquería es y en porquería ha de terminar; a no ser que yo corra el mismo destino que mi amado Saúl, ya que hoy le dí el adios a su cuerpo que algún día albergó su alma y ahora duerme en el cementerio de la ciudad.

Y así era como terminaba la última página de tan controversial Diario, Héctor está en una mejor posición, el simple Diario de una chica, es la gran llave que había esperado, ahora lo único que restaba era saber quien era Carmina Cabrera, y donde vivía, él al igual que las sospechas de Valeria, está seguro que ella es la culpable de tan semejantes atrocidades.


Siguiendo rastros

Héctor no podía esperar más, era hora de ponerse manos a la obra y obtener todo lo posible por saber quien era Carmina Cabrera, el comandante creía, que Carmina era el nombre que Valeria, confundía en sus delirios con el nombre de Carmen, tenía que ser la misma persona, se repetía y se repetía sin cesar Héctor en sus pensamientos. De ser ella la culpable de todas estas atrocidades, había jurado al igual que Valeria, que vigilaría por dejarla toda una eternidad si es preciso en prisión, por lo que le había hecho a su hermano, a Valeria y a los 30 jóvenes en coma.

-Laura quiero todo, absolutamente todo lo que sepas de una tal Carmina Cabrera, que nació el 23 de octubre de 1970, en la capital del este.

-Señor, claro, buenos día, ahorita mismo le investigo, señor, por cierto ¿Como ha estado? han llamado de su casa en varias ocasiones, preguntando por usted, por su salud, que si está bien, la verdad no supe que responder; yo al igual que su mujer no tuve éxito en encontrarlo, hasta estos momentos que usted llama.

-Descuida Laura, inmediatamente llamo a mi esposa, gracias por la información, me preocupa más que este la lista de información sobre el nombre de la persona que te dí.

-Si señor, ya comienzo a investigar.

Así, una vez terminada la llamada con Laura, Héctor sabe que se ha dejado absorber muchísimo por este caso, el no nadamas es policía, también es amante, esposo y próximamente padre.

-Mi amor soy yo.

-Héctor, me tenías con el alma en un hilo, ¿Porqué no habías llamado? En la oficina ni Laura sabe de ti, eres un desaparecido en esta ciudad, ¿Dónde andas? ¿Estas bien? ¿Has comido bien? ¿Porq……..

-Tranquila mi amor, estoy bien, sí, si he comido lo suficiente, han sido días intensos de trabajo, la verdad te pido una disculpa, me dejé absorber, no imaginas en cuantos lugares he estado en las últimas 48 horas, estuve hasta en la ciudad donde nací y en estos momentos estoy en la capital del norte, estoy esperando una información de Laura e inmediatamente parto a mi nuevo destino.

-Y ¿Qué haces tan lejos?

-Amor, tú sabes que por seguridad, no te puedo decir lo que pasa por teléfono, solo te puedo adelantar que en mi pasado, en la muerte de Saúl, está un eslabón que hace falta para resolver el caso “Ángeles dormidos”

-¿Qué tiene que ver tu hermano con todo esto, si él murió de Leucemia?

-Amor, no te lo dije antes por temor a asustarte. Saúl murió de la misma forma en la que están los chicos en coma, él también tenía ese mismo rictus facial, las pupilas ennegrecidas, la sonrisa con los labios amoratados, todo el cuadro clínico que te conté.

-Y como te atreviste a mantener todo este tiempo tan semejante secreto

-Eso es algo que nunca pensé que fuera a repetirse, los médicos en ese entonces dijeron que Saúl había muerto de sobre dosis; nunca estuvimos de acuerdo, solo que no había dinero en casa para pagar averiguaciones. Estoy seguro que todo esto es obra de la misma persona, porque en la capital del norte me entrevisté con la hermana menor de una amiga de Saúl quien también fue victima del asesino, solo que ella estuvo por un periodo corto en ese estado de coma y después regreso al estado consciente solo que con una enfermedad mental, ahora ella está un psiquiátrico, después de haber sido una persona con un futuro prometedor.

-Esto quiere decir Héctor, que el asesino o asesina ¿Tiene tiempo cosechando víctimas?

-Tanto así como cosechar víctimas, no lo estoy seguro, en las averiguaciones que realizaron los médicos, buscaron casos clínicos similares a los de los chicos en coma y la respuesta fue negativa; el caso que estoy llevando es único al parecer. Mi amor ya te estoy diciendo todo por teléfono, recuerda que puede estar intervenido, cuando llegue a casa te lo contaré todo, discúlpame.

-Bueno Héctor, está bien, que no se vuelva a repetir, te estaremos esperando.

Ya han pasado más de cuarenta minutos desde que el comandante hizo tan importante llamada y su asistente Laura, no ha devuelto la llamada telefónica con la información requerida.

-Que hace esa Laura, como es posible que no pueda rastrear un simple dato.

De repente, su celular suena y es el número de la oficina de Laura.

-Si Laura, dime.

-Bueno señor, la persona que usted está buscando, ya no existe.

-¿Qué cosa dices? ¿Murió?

-No señor, los registros dicen que por cuestiones de seguridad tuvo que cambiar su identidad y yo no tengo permiso para acceder a esas bases de datos, creo que fue víctima de una violación o secuestro o algo así porque le cambiaron la identidad.

-Habla a la oficina del procurador y que te mande esa información que es vital, dale mis claves de acceso.

-Si señor, inmediatamente.

Una vez más pasaron más de treinta minutos hasta que volvió a sonar el teléfono móvil del comandante.

-Si Laura,

-No, soy el procurador, que pasa Héctor, ¿Dónde andas? Y porque tanto interés en ese nombre, esa persona está limpia, es más es un ejemplo de honestidad pura, deberías ponerte a trabajar y no andar dando paseos, por todo el país, en tu ciudad la cosa está que arde.

 -Señor, confié en mi, esta información es vital para el caso que estoy indagando.

-Bueno por tu gran servicio te lo diré, mira la persona que buscas se cambió de nombre por motivos de seguridad, porque su esposo, es el gran líder obrero Ibarra, su nombre de ella es Leonor Castilla, vive en tu ciudad.

-Leonor Castilla, ¿la mujer que tantas obras de beneficencia hace al año?

-Sí, así es, deja de perder el tiempo, no molestes más a esa familiar; además, nosotros el gobierno le debemos muchos favores a Ibarra, gracias a él los campesinos no han entrado en revueltas desde el problema que tuvimos con la entrada del producto extranjero, él es un gran líder no lo molestes, es cuate, está limpio, déjate de inventar disparates y vuelve acá.

-Descuide señor, creo que ya es tiempo de tirar algunas máscaras.

Así con gran sorpresa, Héctor sabe, que está claramente comprobado que no todo lo que brilla es oro, ahora esa mujer Leonor, tiene muchas cosas que aclarar; sin embargo, Héctor sabe que no tiene motivo claro para interrogarla, ¿Qué le dirá? Como hacerle, si ella es la esposa de un líder sindical respetado e influyente; además, parece tener esta Leonor una imagen inmaculada. ¿Cómo hacerle? Él sabe que no tiene un argumento sólido, pues basarse en el diario de una demente no es algo contundente. La señora de Ibarra ha sabido cubrir muy bien sus huellas. El comandante no sabe que hacer, por el momento lo más rápido que se le ocurre es emprender el viaje de regreso a la ciudad donde duermen los ángeles a intentar tirar algunas máscaras.


Quitando máscaras

Fué un largo viaje el que emprendió el comandante Héctor desde la capital del norte, hasta la ciudad del caso siniestro donde descansan los 30 jóvenes en coma, durante el camino, Héctor ha pensado en muchas hipótesis sobre el motivante del asesino ¿Qué fue lo que la orilló en caso de ser ella la responsable a cometer tan semejante atrocidad? o quizás, sea solo una coincidencia muy curiosa, aunque el nombre de Carmina, Carmen, el haber estado involucrada en el asesinato de su hermano anteriormente y la situación de Valeria, lo dejan lleno de muchos indicios que apuntan que ella tiene forzosamente que ver algo en esta historia. Ya cuando había llegado a la ciudad Héctor tenía ya en mente un plan para tratar de llegar a Leonor, con puntos de ventaja en sus manos, lo primero sería localizar a todas aquellas gentes, que estaban en su contra o simplemente les caía mal ella, pues estas gentes serían las más aptas para que dijeran rápidamente los defectos de tan misteriosa mujer. Y que mejor lugar para comenzar la investigación que en la plaza comercial de la ciudad, donde había un lugar que se llamaba “El rincón de las damas” era un pequeño café , con arquitectura y decoración minimalista, destinado para todo tipo de gente, aunque quizás por costumbre, era más bien el centro de reunión de la clase alta de la cuidad, donde todas la señoras encopetadas y con caros bolsos y brillantes en las orejas, disponían de tardes completas, para reír, fumar un cigarro, tomar café y porque no de postre hablar de mucha gente de las que se burlaban o simple y sencillamente tenían ganas de hablar mal. Para estos días Héctor aparte de ser una figura pública, era un arma de silencio, por donde quiera que pasaba lo miraban, se callaban y cuchicheaban sobre él, pues todo mundo sabía la responsabilidad que recaía en sus manos, por ello él tuvo que comisionar a Laura con otra de sus amigas, para que pasaran de incógnito en el café y pudieran escuchar hablar de la gente; intentando encontrar algo que le indicara el camino para desenmascarar a Leonor. Por su parte Héctor se dispuso a escudriñar por otra rama, un poco más en el pasado de Carmina o más bien dicho Leonor, investigó cuanto registro encontraba desde acta de matrimonio hasta actas de sus hijos, cuando de repente, algo captó su atención. Leonor era dueña de una joyería ubicada en el centro de la ciudad, donde hacía tiempo había estado ubicado un vendedor de zapatos. Se trataba de un zapatero solteron, que había heredado la propiedad que había pertenecido a sus padres, curiosamente, este zapatero estaba ya hacia varios meses reportado como desapareció y Leonor, con las influencias de la política de su esposo se adjudicó la propiedad, todos los papeles parecían en orden, tanto el juicio de legalización, como los productos y registros de pagos al fisco. No obstante debía haber algo más de ruido en este caso del zapatero que desapareció misteriosamente, y así Héctor se dirigió a la oficina fiscal donde se maneja todo lo relacionado con negocios y propiedades de la ciudad, para tratar de averiguar si había algún movimiento en falso de la tan escurridiza Leonor.

-Soy el comandante Héctor de la policía y quiero preguntar por un inmueble a nombre del ciudadano Ricardo Gil, ubicado en el centro de la ciudad con número económico, número20.

-Si, mire permítame un momento, déjeme revisar mi base de datos- contesto la chica de la oficina fiscal.

-Señor, me temo que esa propiedad fue legalizada por la señora Leonor Castilla, quien es la dueña legítima del inmueble.

-¿Cuándo se realizó el trámite?- preguntó Héctor.

-Él trámite tiene no más de 2 meses, se ve que esta propietaria es muy influyente, porque 2 meses es muy poco tiempo, el tiempo promedio para legalizar una propiedad externa es de 4 a 6 meses, ya que se lleva un estudio de evaluación, verificación y ratificación ante notario. Con esto no digo que la señora tenga en desorden su proceso, al contrario, todo está exactamente muy en orden.

-Usted ¿Cuánto tiene de laborar en esta oficina?

-Más de 15 años

-Extraoficialmente, me puede decir algo raro relacionado con la señora que realizó el trámite ¿ Era ella la que venía personalmente? ¿Venía acompañada de alguien más? Cualquier cosa me es útil , así como lo que me comentaba hace rato sobre el tiempo de legalización.

- ¿Hay algún problema con esta señora tan molesta?

-¿Molesta?

-Sí, mire no le diga a mi jefe, que yo le conté lo que le voy a decir: vino muchas veces esta señora, que se llama … Leonor Castilla, venía desde muy temprano, con demasiada insistencia y arrogancia, a pedirme una cita con el director fiscal, con el motivo de que se le realizara un juicio de desalojo al propietario anterior, un día encontró a mi jefe que entraba por la puerta principal y como es conocida la señora, la invitó a pasar a la oficina, duró ahí la entrevista como 15 minutos cuando de repente salió vociferando, que era una mala administración que teníamos, y que su esposo se iba a encargar de que se llevara a cabo ese juicio.

- Con que motivo exigía ese juicio.

-El señor que vendía zapatos era alcohólico, y tenía varios meses que no pagaba impuestos, y ella siempre quiso ese local, creía que esta era la manera o de sacarlo o presionarlo para que ella pudiera quedarse ahí, para vender sus productos.

-Y que paso ¿La orden se giró?

-Mi jefe tuvo muchas presiones desde arriba, se ve que es una mujer muy influyente, sin embargo, cuando iba a hacer girar el oficio de desalojo, misteriosamente, el zapatero se dio por desaparecido, ya que tenía quince días que no aparecía en su negocio, como todos sabían que era alcohólico, sus empleados lo buscaron en todas las cantinas y rincones posibles, sin embargo, nunca hallaron a nadie. Hasta la fecha está él en la lista de gente desaparecida. La señora Leonor al saber esto, movió todo lo que estuvo en sus manos para poderse quedar con la propiedad, sin que le costara un solo peso, y así lo logró.

-Vaya, vaya quien lo viera, la señora tiene sus trucos bajo la manga.

-A mi no me cae bien, la verdad, la he visto en la tele y todo, pero creo que es una persona muy superficial, muy hipócrita. Yo no se lo deseo a nadie, pero cuando se le murió apenas su hija , creo que fue una justicia divina por todo lo malo que ha hecho ella y su esposo.

-Tiene una hija ¿muerta?- preguntaba Héctor

-Claro fue hace 2 meses.

-¿Dónde estaba yo hace 2 meses? A ya lo recuerdo, Salí de vacaciones a la casa de la mamá de mi esposa y fue ahí donde se puso grave y tuve que cuidarla, a los diez días después comenzó lo del caso “Ángeles dormidos”.

-Sí, dicen que tenía un tumor o algo así

-Oye que linda, eres, me has ayudado muchísimo, ahora veo que se están cayendo más máscaras de esta persona.

Coincidencia una vez más, o quizás la llave va tomando forma, Leonor siempre ha estado involucrada en misteriosas desapariciones y suceso turbulentos, ahora Héctor, cegado un poco por la rabia de lo que sucedió con su hermano, supone que es Leonor la autora de tantos crímenes, incluso porque no, ella ha sido quien ha matado a su propio hija, todo puede suceder en una mente enferma. Iba caminando hacia su carro cuando de repente, era el celular de Laura el que llamaba a su teléfono móvil, quizás eran buenas noticias.

- Laura dime.

-Desde ayer que estuve en el café donde me mandaste, alcance a escuchar varios conversaciones sobre Leonor, mucha gente de su círculo social, la tiene en muy buena imagen, de hecho, escuché que ella que no tiene nada que hacer en el hospital; sin embargo, está al pendiente de cualquier noticia de los muchachos, que está apoyando no solo moral, sino económicamente a todas las familias de las víctimas, la verdad es que escuché muchos elogios, solo una pareja de mujeres, no tan bien vestidas como las otras mujeres de estola y copetes grandes, habló mal de ella, dijo que era una mujer del infierno, dos caras, que parecía que actuaba como un ángel dadivoso, pero que por atrás una larga cola de fechorías traía tras ella, incluso mencionaron el rumor de que su esposo , como es un gran líder sindical influyente en el gobierno, tiene relaciones con la mafia de drogas y tráfico de armamento, que le ayuda a que pasen libremente por el sur del país toda esa mercancía, con el objetivo de que lleguen a la frontera y pasen al siguiente país. También, hablaron de propiedades y cosas así que tiene Leonor y su esposo bajo nombres de otras gentes , pero no alcancé a escuchar más.

-Es muy probable que no sean otras gentes sino los mismos parientes de Leonor quien se cambió de apellido por su supuesta violación que sufrió; investiga de favor Laura todo lo relacionado con propiedades de la familia Cabrera, antiguo apellido de Leonor. Además quiero que mandes a un investigador privado a buscar el paradero de Ricardo Gil, que busque huellas, cabello, lo que sea para dar con el asesino de esta persona, presiento que nos vamos a llevar una gran sorpresa, por mi parte creo que es hora de que realice una visita de rutina al hospital, ahí encontraremos a nuestra alma del cielo haciendo muchas de sus obras.

-Sí señor, voy a hacer lo que usted me diga.

-Ah, y un último favor, quiero saber todo sobre la muerte de su hija de Leonor.

-Sí señor así se hará.


Pláticas de dios y del diablo

Pasaban poco más de las 10 de la noche cuando el comandante Héctor llegaba al tan controversial y ahora muy solicitado por todos hospital Ángeles, no tardaron un par de reporteros en identificar su carro, e inmediatamente, como abejas sobre la miel, se amontonaron sobre él, era casi imposible dirigirse a la entrada del hospital donde un cuerpo de seguridad privada lo estaba esperando para escoltarlo a la zona restringida donde dormían los Anglés, entre empujones y seudodeclaraciones por parte de Héctor, caminó los quince metros más congestionados de su vida, hasta la entrada; ya adentro del hospital, el doctor Gutiérrez, lo llevó personalmente a la zona restringida, donde una multitud, de familiares, yacía ahí como una especie de batallón, en espera de órdenes a ejecutar; su presencia no fue nada bien vista, todo mudo , le echaba en cara que encontrara al asesino, que por favor , hiciera su trabajo; tan quisquillosa es esa gente rica, que ya sabían que Héctor no había estado en la ciudad por un par de días, lo cuál fue objeto de múltiples reclamos y ofensas; sin embargo, una vez más una voz desde el cielo lo vino a salvar en esta ocasión, era Leonor, quien estaba también ahí presente, calmó a la gente con una facilidad increíble como quien calma a un caballo brioso , que se va a desbocar. Así, dulcemente, y con una sonrisa tan ligera, tan suave, lo saludó a él y al doctor Gutiérrez, sin perder las formas y costumbres, no faltó el beso de educación en la mejilla del comandante de la policía. Héctor estaba atónito con todo lo que pasaba, era un mar de pensamientos, pues estaba frente la potencial asesina de su hermano, y se le veía a ella tan tranquila, tan bien peinada, tan educada, su traje reluciente, parece que esa persona solo es capaz de cortar una planta, como el hecho más ruín que pudiera hacer durante su vida. Su candor y presencia podían tirar en un santiamén cualquier sospecha de muerte que ella hubiera realizado, en esos momentos entre la forma en que Leonor calmaba a la gente y lo saludaba, se le venían a la mente, los fragmentos del Diario de Valeria, como era posible, que tan angelical mujer, de tan hermosa figura, fuera capaz de matar a alguien, recordaba lo que su hermano le había comentado a Valeria, que estando con ella, parecía que la fuerza se le iba, que no podía contradecirla, era enigmático estar junto de ella.

-Señor comandante en jefe, que bueno que nos visita.- Agregó Leonor.

-Sí claro, su nombre es disculpe.- fingió Héctor.

-Que torpeza, de mi parte disculpe usted, he sido muy descortés, no tuve la amabilidad de presentarme, me llamo Leonor de Ibarra Castilla, esposa del líder obrero Ibarra.

-Es un placer el conocer a tan distinguida dama- afirmó Héctor con hipocresía.

-Le agradezco su gesto , es todo un caballero, disculpe señor, sabe algo nuevo de las investigaciones.

-He de serle sincero con usted señora, estamos atorados con el caso , no hay pistas , no hay huellas, no hay rastros químicos, el doctor Gutiérrez, ya me dio un informe detallado y no hay nada que ayude a encontrar al culpable. Parece que ha sido obra de un espíritu quien realizó esto. Aprovechando , me gustaría darle el pésame , aunque un poco tarde por lo de su hija, apenas me enteré que falleció poco tiempo atrás, la verdad es que yo estaba de vacaciones y no tuve el gusto de conocerla, siendo usted una persona tan importante, debía haber estado presente.

-Señor…..

-Dígame Héctor.

-Señor Héctor, no tiene de que disculparse, yo se que mi hija, está en las mejores manos ahora, en las del señor, él la cuidará mejor que yo inclusive, ha de estar rodeada de ángeles celestiales, que están cubriéndola como se merece, porque ella fue muy buena, mientras estuvo aquí en la tierra, ella fue de lo mejor, un gran deportista, estudiante, amiga , hermana, hija, fue de lo mejor, la verdad, he de confesarle que me duele; me costó tanto embarazarme por primera vez; además, ella era mi única hija, bueno en cuanto a sexo se refiere porque tengo un hijo varón el más chico, como le decía me duele que se haya ido mi única hija, tenía tantos sueños para ella, quería dejarle mi forma de actuar, mi forma de ser, de cómo se tenía que comportar, toda la educación que mi madre me dio de cómo debe ser una dama, quería que la tuviera ella en especial; pero dios es justo , dios es bueno , dios sabe porque hace las cosas así.

-La veo con una gran entereza señora, la admiro mucho.- aunque Héctor sabía que el tipo de legado educacional que le dejaría a su hija, hubiese sido un legado de hipocresía, muerte y engaños.

-La verdad es que después de verla sufrir, por tantos meses de agónico tratamiento, nuestro desgaste emocional ya era mucho tanto de ella como nosotros, tenía un tumor maligno en el cerebro, y pues creció rápidamente, hasta finalmente la mató.

-Siento mucho escuchar estas palabras señora, pero, una vez más le reitero mi admiración por verla en este hospital después de tan trágico suceso.

-Gracias , señor Héctor, pero si dios nos mandó acá para vivir en este bello paraíso, lo más que puedo ayudar a mi prójimo es apoyándolo en estos momentos de tanta necesidad.

-Que bueno que piense así señora Leonor.

En esos momentos muy oportunamente, Laura, se estaba comunicando al celular de Héctor.

-Me disculpa señora, me hablan de la oficina, le agradezco su tiempo.

-Sí señor descuide.

Rápidamente, Héctor salió corriendo de la sala de espera para dirigirse al elevador y poder contestar su teléfono móvil.

-Si, Laura, dime que sucede.

-Señor tenía razón, la familia Cabrera está llena de propiedades ¡Y que propiedades! la mayoría de ellas asciende en avaluos, por más de 4 millones, y los familiares tienen ingresos, por no más de 5 mil.

-mmm , todo eso está bien, pero no es suficiente, como va lo del caso que te dije del señor Ricardo Gil.

-Puse a cuatro investigadores a recorrer toda la ciudad, basureros, parques, todo lo fuera posible con tal de encontrarlo, pero hasta ahorita es muy poco tiempo y no han podido dar con nada, señor disculpe ¿Porqué es tan importante este cuerpo, que tiene algo que ver con el caso “Ángeles dormidos”?

-Quizás sea la pieza faltante del rompecabezas.

Héctor sabe que si hayan ese cuerpo y contiene algún indicio que involucre a Leonor en el caso, el comandante estaría en posición de poder registrar su hogar en busca de algo que la incrimine con el caso “Ángeles dormidos” también, todo depende de un cuerpo. No obstante, por otra parte un cuerpo tampoco es suficiente para que Leonor sea acusada, aunque encontrara pelo de Leonor, o algún indicio, su esposo es muy influyente y podría hechar todo el caso atrás, e inclusive, la carrera de Héctor como policía estaría en peligro, si hay un error , un solo error, sería fatal para él, el comandante sabe que una pieza en falso todo su futuro podría estar en riesgo; además, muy pronto será padre y sus movimientos tienen que estar muy bien calculados, por eso Héctor ha dedicado a investigar en las últimas 24 horas todos los movimientos bancarios realizados por Leonor o por Carmina Cabrera, ya que como quedó demostrado, utiliza aún su viejo apellido para esconder todas sus propiedades y las de su esposo y así enmascarar un poco su opulenta, pero manchada vida. Después de revisar y revisar , Héctor se da cuenta de algo curioso, Carmina Cabrera aún está viva, bueno económicamente viva, encontró dos cuentas bancarias, en cajas de ahorro, donde tienen poco movimiento, pero si un muy selecto lugar de operaciones transaccionales, donde Carmina Cabrera invertía. Había compras en Brasil, Holanda, Noruega, Venezuela, Sudáfrica, todas hechas a compañías que se dedican a los invernaderos y ventas de plantas medicinales. Ahora tiene todo un poco más de sentido, pero tampoco es suficiente, tiene que haber algo más. Han sido días difíciles para Héctor, no ha ido a casa, se la vive metido intentando resolver el caso; entre mal comidas y pasadas, esa luz sobre la pista de inversiones dinero en plantas medicinales puede ser una pieza más del rompecabezas, y así después de seguir y seguir indagando Héctor encuentra otra compra misteriosa realizada en España de venenos de víboras con uso medicinal, Lachesis trigonochepalus, strophantus ispidus, crotalus horridus. El rompe cabezas tiene mas forma, se le ve una figura más legible; sin embargo ¿Cómo se enlaza todo esto?, como tener una base más sólida, para decir que ella les dio algo a los chicos a beber, ella bien se puede escudar que son plantas y venenos con fines personales y medicinales con este argumento todo se vendría abajo, ya que él bien sabe que no tiene una prueba donde diga que estas compras fueron utilizadas para fines perjudiciales. ¿Cómo hacerle, como ligarla?

-Señor, lamento interrumpirlo, pero ya encontraron el cuerpo de Ricardo Gil, y no solo eso, efectivamente hay huellas sobre su cuello que marcan un claro estrangulamiento y algo de cabello en su ropa y adivine de quien es el propietario de dicho cabello y huellas dactilares, no me lo va a creer.- apuntó Laura.

-Déjeme adivinar, es de Leonor Castilla.- contestaba Héctor con firmeza.

-¿Cómo lo supo señor?          

-Ya sabes, mi olfato de policía después de tantos años, es capaz de oler a través de la más fina máscara de inocencia.

-Mira tengo una lista, de plantas y venenos de serpientes comprados por Carmina Cabrera, ella y Leonor son la misma persona, dile al médico forense que trate de encontrar algo que relacione la muerte del señor Gil con estas plantas de favor.

-Señor pero no se si eso sea posible, pero ……..

-Disculpen que los interrumpa, tiene una llamada Jefe Héctor, es del forense.

-Gracias oficial Julia, ahorita la tomo.

-Habla Héctor, quien habla.

-Soy Pedro Domínguez, médico forense, creo que debería venir para aca el cuerpo que encontramos, tiene una expresión muy conocida de morir. El doctor Gutiérrez ya viene para acá.

-En seguida voy para allá, pero antes le va a hacer llegar un fax mi asistente con una lista de plantas y venenos, que quiero por favor me investigue si tienen algo que ver con la muerte de este señor.

 -Me temo que quizás eso sea algo imposible señor, el cuerpo tiene ya varios días en el agua donde lo encontraron, aunque no está por demás que usted me faxee lo que me dice.

-Se lo agradecería muchísimo doctor, voy en camino, intente hacer cuanta prueba sea necesaria, este cuerpo inerte y la comprobación del envenenamiento que supongo, de ser ciertas serían la llave que abre los secretos del caso “Ángeles dormidos”

Así, al colgar el teléfono, Héctor, está casi seguro de que tiene en sus manos a Leonor, de tener éxito la investigación, no solo encontraría a la asesina de 30 jóvenes, sino que también vengaría la muerte de su hermano. Leonor fué una criminal casi perfecta, tiene una imagen social limpia, no tiene antecedentes penales, tiene un gran porte y educación, es una gran líder de muchas asociaciones de beneficencia, dirige programas contra la lucha de tumores cerebrales como murió su hija. Aunque por otro lado está Carmina Cabrera su lado obscuro del cual se cambió de nombre, apellido, borró sus huellas de su pasado, encubrió sus compras misteriosas con su vieja identidad, sus propiedades ilícitas las escondió bajo la sábana de la familia Cabrera; sin embargo aunque Héctor bien sabe que por más astucia que tenga un criminal no hay crimen perfecto.


Piezas juntas

Ya en la fría sala forense, y con ese olor peculiar del formol que te hace estornudar y que se siente en el pecho como se congestiona, están cuatro individuos, casi todos con la esperanza de hallar algo, tres de ellos vivos, y sobre la mesa Ricardo Gil, la posible víctima de Leonor Castilla.

-Doctor Gutiérrez, Comandante Héctor, tengo que informarles que se encontró en este cuerpo, rastros de pelo y huellas digitales de la señora Leonor Castilla.

-¡Como es eso posible!, el cuerpo estuvo muchos días en el agua.- Preguntó el doctor Gutiérrez.

-Lo curioso es que el pelo quedó almacenado en una bolsa de su ropa y ahí se quedo unido a la fibra de la chaqueta del señor Gil, pero bueno eso no es todo lo relevante, voy a levantar la sábana y quiero que vean la cara del cadáver quizás les recuerde algo a ambos.

El doctor Gutiérrez, se quedó atónito, después de que el doctor Domínguez alzó la sábana que cubría el cuerpo occiso Ricardo Gil, para Héctor simplemente era un punto más para su teoría, porque la cara de Ricardo Gil, era la misma que la de los chicos en coma, los mismos ojos grandes, las pupilas ennegrecidas, dilatadas, y los labios amoratados.

- Señores, puede ser una epidemia- agregó el doctor Gutiérrez.

-No lo creo –afirmó Héctor con seguridad- doctor Domínguez: ¿Investigó algo de lo que le faxee?

-Mi esposa es bióloga y tiene una especialidad de plantas raras del brasil y otras plantas exóticas, mandamos los dientes a examinar, algunas muestras de piel y cabello. Además, mi esposa recomendó los antígenos especiales con los que se podía encontrar una posible intoxicación, probablemente encontremos algo, no se impaciente los resultados ya están por llegar ¿Trae usted algo en mente señor?- preguntó el médico forense.

- Quiero reservarme mis opiniones.

- Señores, creo que estamos exagerando que tiene que ver este viejo cuerpo con la señora Leonor, yo mismo he sido testigo de lo buena persona que es, además….

-Doctor Domínguez, las pruebas están listas, tenga los resultados.

Héctor miraba fijamente ese sobre, ahí podía estar el pretexto para poder mandar a la cárcel de una buena vez a esa mujer, ese sobre era la esperanza de justicia de muchos chicos y quizás, porque no, la cura de los jóvenes en coma. El doctor Domínguez fue el encargado de abrir el sobre y fue él quien comenzó a leerlo, su gesto lo decía todo, primero una sonrisa se dibujó en su rostro, seguida de un rictus de seriedad, de cómo quien está algo indignado, pero con la esperanza de que hay un camino por donde seguir.

-Bueno Doctor Gutiérrez, Comandante Héctor, tengo que decirles que los resultados de los exámenes que me mandaron son positivos, 1 de los venenos y a 3 de las plantas que me propinó el comandante; sin embargo, estoy sorprendido, ¿Cómo consiguió usted esta infamación? Inclusive mi esposa me ha dicho que la son únicas estas plantas en el país, llamamos al invernadero para confirmarlo y solo hay una persona que compra ese tipo de plantas, en este lado del continente ¡Imagínate!.

-Sí lo se y que bueno que me lo dices, eso es la prueba definitiva, para que mi sospechas sean ciertas, Doctor Gutiérrez, hable por favor con la esposa del Doctor Domínguez y que realice las pruebas a los jóvenes, tratando de encontrar estos venenos y la intoxicación por estas plantas, mientras yo voy a ir a empezar a redactar la orden de aprehensión.

-Señor comandante, está seguro de lo que usted dice.- afirmó el doctor Gutiérrez.

-Claro que si doctor, imagínese son los mismo signos, el mismo rostro. Ya tenemos a la asesina.

-asesina, ¿Dice usted?

-Espero su llamada doctor. – Finalizó el comandante Héctor la conversación-

Así sin pensarlo dos veces, el doctor Gutiérrez llega al hospital Ángeles donde las muestras de sangre de los treinta jóvenes ya están listas para ser examinadas, inmediatamente da la orden a sus colegas con una lista rara de reactivos, propinados por la bióloga de Domínguez para encontrar intoxicaciones, todos atónitos por la lista, entre dudas e incertidumbre se realizaron las 30 pruebas solicitadas, el resultado, todos los jóvenes presentaban intoxicaciones por esas plantas y venenos de serpiente, una de las personas que realizó la prueba, dijo, que algunas plantas ya se habían intentado buscar su reactividad para ver si había algún tipo de intoxicación y los resultados habían sido negativos antes; no obstante, con la combinación de reactivo que había dado eran positivas. La esposa del doctor Domínguez, agregó que estas plantas, como muchas otras cosas en la vida, son más que un remedio, son un arte, si la planta se combina con otras y se dinamiza, adquiere otras propiedades, mutando totalmente su genética y por lo tanto haciendo difícil encontrar su intoxicación. Inmediatamente, después de saber los resultados, Gutiérrez, indica a Héctor el resultado de las averiguaciones. Héctor, ya estaba listo, con un grupo de agentes y la orden de aprehensión en contra de Leonor Castilla, para cuando recibió la llamada del doctor Gutiérrez, él ya estaba afuera de la mansión Ibarra, únicamente listo para actuar, así de golpe Héctor entró a la mansión forzando la puerta ya que nadie salía a abrir, todo un cuerpo policiaco se desplegó rápidamente para que ocupar toda la mansión; sin embargo, en el patio nadie estaba, en la zona de la cochera tampoco, mucho menos en el jardín de atrás, así de un portazo entraron en la primer planta , la cual estaba igual de desierta, ni el mayordomo, ni la ama de llaves, nadie estaba ahí, absolutamente nadie, Héctor sabía que algo estaba mal, en el aire se respiraba un aroma extraño, parecía el olor como a una hoja de un cítrico. Además, era algo denso respirar ahí adentro, después de haber asegurado la primera y segunda planta solo quedaba la azotea de la casa y así con su muy peculiar y ordenada formación, todo el cuerpo policíaco se enfocó en subir a la azotea, cual fue su sorpresa, ahí al fondo de la azotea parada sobre la cornisa del techo de la casa, estaba Leonor y en el techo de la casa, estaban los cuerpos de su esposo, hijo y los cuatro mayordomos que laboraban en esta, todos formaban un hexágono, en el centro de ellos se podía observar una serie de veladoras, todas formando un espiral que rodeaba en el centro , a la figura de un ídolo, de rostro angelical pero de cuerpo demoníaco, todo parecía ver que se trataba de algún ritual tribal, de alguna parte de la región, ya que a Leonor o más bien Carmina , por primera vez se le veía con el pelo suelto, esa larga cabellera , castaña toda lacia y bien aseada, su indumentaria también había cambiado, su vestido ahora era negro de una sola pieza, con una especie de grabado con figuras extrañas , las cuales impregnaban todo menos paz.

-Señora Leonor Castilla, está usted arrestada, por el intento de homicidio de 30 jóvenes y por el homicidio de Ricardo Gil , ciudadano de esta ciudad.

-Mmmm, si lo se, mi dios ya me había avisado que esto iba a pasar y ya te estaba esperando, veo que fuiste muy astuto en atraparme, debo confesar que también no cualquiera lo hubiera hecho. Sin embargo, te tengo una buena noticia y una mala. Imagino que quieres saber la solución para salvar a los 30 jóvenes. Ah, por cierto déjame decirte que solo les resta dos días más de vida, antes de que lo que les inyecté sigilosamente, mute a otro tipo de veneno mortal y comience a carcomerle los órganos y se empiecen a pudrir por dentro. Te lo comento para que lo tengas presente en lo que ahorita te voy a decir: Héctor, bueno si te puedo llamar así, o quizás cuñado, porque sabes, yo fui la que maté a tu hermano y nunca …..

-¡Cállate!, arréstenla oficiales, está delirando.

-Mira Héctor, antes de que cometas una tontera, yo misma me e inyectado una fórmula que me matará instantáneamente en cinco minutos más, a mi lado derecho como puedes ver está una libreta, ahí está el antídoto que revertirá casi como magia, el veneno que les inyecté, solo que falta un ingrediente, y sin ese ingrediente, la fórmula no tendrá éxito, ya que tiene que ser toda preparada en dinamización homeopática, si no va la formula tal cuál al pie de la letra, el efecto no será el deseado he. Yo solo soy la que conoce el último ingrediente y te lo daré si me haces un favor. Pero no aquí.

-Y como puedo confiar en ti, si tú eres una demente, oficiales ¡Arréstenla!.

-¡Alto oficiales! Escuchen esto, yo se que tú tienes una esposa ¿No? Por si no lo sabes a ella en lo que tú estuviste fuera de la ciudad buscando pistas, yo le he inyectado el veneno y perderá a su hijo, que tanto han deseado en la noche de hoy.

-¡Estas mintiendo!!!!!!!!!

-Eso es lo que tú quieres creer, mira ahorita en estos momentos va a sonar tu teléfono móvil, diciendo que se llevan a tu esposa al hospital Ángeles, porque tiene los mismo síntomas que los chicos que mande a coma.

Casi como una pitonisa fue la voz de Leonor, pues en esos momentos, la suegra de Héctor, quien se quedaba a cuidar a su esposa, le estaba dando la mala noticia de que su esposa, también había manifestado los síntomas del caso ángeles. Sin nada que hacer Héctor se ve en una encrucijada en su vida, la vida de su esposa está en peligro y todo lo que ha dicho Leonor es cierto, lo cual quiere decir que ella va a morir en menos ya de 2 minutos.

-Leonor pero ¿Qué quieres que haga?

-Mira en el frasco junto a la libreta hay dos frascos, en el primero si tu te lo tomas entrarás en un estado de coma similar a los de los 30 jóvenes y tu mujer solo que con la ventaja que tu mente va a ir al mundo de los muertos, donde yo voy a estar y te daré instrucciones para que encuentres el otro ingrediente y salves a todos, junto a este frasco, hay uno rojo, en este rojo está el antídoto, para tu esposa, solo que tiene 2 horas de duración, es suficiente para que te despidas de ella, es mi regalo, por haberme descubierto, ojo, aunque trates de investigar la fórmula nunca vas a dar con ella, porque también es preparación homeopática y en homeopatía nunca se hayan los ingredientes, ya que es una frecuencia dinámica lo que la gente ingiere, así que por más que recorras laboratorios del mundo solo encontrarías agua y un poco de alcohol. Bueno a mí, ya no me queda tiempo, me despido la decisión es tuya.

Acababa de completar su frase cuando Leonor se desmayó y cayó por la cornisa de la casa, descalabrándose y dejando un regadero de sangre por toda el patio.

-Señor, en verdad le va usted a creer a esta loca, mire como acabó- agregó un policía que había visto y escuchado todo por su posición de ataque en la que se encontraba.

- Creo que no tengo otra alternativa, tengo que tomarme la poción para ir con ella e indagar en el otro mundo, que es lo que esta pasando.

-Señor, esos son disparates, Comandante Héctor recapacite, por favor, Señor , no tome eso.

-Que no vez, mi esposa está en peligro y mi hijo igual.

Así , no en un acto de valentía o de arrogancia , sino de amor , Héctor ingiere la bebida, que lo trasportará a el lugar de los muertos, donde tendrá que confrontar una vez más a Leonor o Carmina que es lo mismo. Una sensación de paz inunda a Héctor y de momento, todo se pone nublado, muy nublado, no siente ya su corazón, mucho menos la respiración, los músculos de cuerpo se le encogen y únicamente tiene la sensación de que está cayendo a un vacío sin fin.


En el país de los muertos

Desde hace tiempo una de las grandes interrogantes del hombre es ¿Qué hay más allá de la vida? Nadie puede responder con exactitud a esta pregunta, se tendría que estar muerto y volver a vivir, para poder saber que es en verdad lo que pasa después, quizás, en las plantas se encuentre más que un delirio, una puerta abierta que permita explorar otras dimensiones de forma metódica, algo a lo que Héctor, experimentó después de haber ingerido valerosamente la solución que Leonor le había preparado, por instantes creyó , que caía únicamente en un pozo sin fin, escenas y pedazos de su vida, le ocupaban la visión mientras el caía sin cesar, ¿Dónde estoy? Se alcanzaba a preguntar, aunque no sabía que pasaba, la sensación de paz, lo inundaba, no tenía presiones de trabajo, no sentía la necesidad de comer o beber, simplemente era una hoja que caía en un abismo. Súbitamente, la gravedad comenzó a sentirse diferente, de momento Héctor se encontró parado, y a su alrededor, un gran bosque verde, con hojas de forma hexagonal, algo muy curioso de ese lugar. Además, los troncos de los árboles estaban fuertes, ningún rastro de plaga o vejez por aquellos árboles, no se podía divisar hasta donde terminaba, tan enorme bosque, lo que si es que a pesar de qué sabía que no había nadie, ni había sol para guiarse, él se sentía tranquilo, pareciera que en vez de estar inundado de angustia, una sensación de cómo quien vuelve a casa lo llenaba, Héctor sin pensar mucho, simplemente se dispuso a caminar sin rumbo, camino y camino, todo el paisaje era casi igual, parecía que alguien había poblado de árboles ese lugar hasta el cansancio, además de la gran vegetación exótica del lugar, parece que un artista quizo unir todas las maravillas de la diversidad de la tierra en un solo lugar.

-Tengo la sensación de haber estado en este extraño lugar en algún momento de mi existencia, hay muchos tipos de plantas, ¿Cómo es posible esto? Yo tengo que estar muerto, o almenos es lo que dijo esa mujer, ¿Mujer? ¿Qué mujer? No recuerdo bien porque estoy acá, pero jamás me había sentido tan feliz, es más no me quisiera ir nunca, no siento hambre, ni sed y eso que he caminado ya bastante, no se a donde voy tampoco, pero que importa ya todo está bien.

De repente una misteriosa niña aparece en frente del ya desmaterializado comandante de la policía.

-Héctor, ¿me recuerdas?- Dijo la niña.

-No , no te recuerdo , que o quien eres tú.

-Mmmm, veo que te has contagiado rápidamente del paraíso, espera come esta manzana, creo que te va a volver un poco más terrenal.

-¿Manzana? ¿Que es eso?

 -Sí, mira solo ponlo en tu boca y comienza a mover tu mandíbula.

-Mmmm, este objeto, tiene unas sensaciones, increíbles, en mi cuerpo me están llenado de mucha vibración, no se como decirlo, creo que le llaman ¿?

Era increíble, como el poder de aquel fantástico lugar había enamorado toda la percepción de Héctor, ahora él era todo sentimiento, todo ser, ya estaba inclusive olvidando su misión, pero quizás la fruta que le dio esa misteriosa niña lo haga recapacitar, total , en este lugar creo que todo es posible.

-Pero, que me pasa porque me estoy sintiendo tan mal, tengo punzadas por todo el haaaaaaaa, ¿Cómo se llama? Aaaaaa , me duele, el cuerpo, aaaaaaaaaaaaaa que dolor , es horrible.

-Creo que ya estas volviendo a la normalidad, niño.- afirmó la misteriosa niña.

-Estoy volviendo en mí, mmmggg, si ya recuerdo , no se donde estoy, mmmmm que dolor de cabeza, que me esta pasando, mmmgggg, recuerdo que ….. estaba …. Aaaaaaaaahgg.

-Tranquilo, tómalo con calma, en este lugar tenemos todo el tiempo, en tu mundo, viven bajo el dios reloj, acá no existe eso, creo que te enamoraste tanto del lugar que ya ni te acordabas que tenías cuerpo y mírate ahora te duele todo.

Héctor sentía desfallecer nuevamente, como si volviera a experimentar su nacimiento y muerte de forma simultánea, como si todo aquello del mundo material que ya había dejado por estar en ese lugar fantástico, estuviera en un solo sentimiento que volvía a él de un solo golpe y con una fuerza estremecedora

-Sí, ya se me llamo Héctor, aaaa , lo tengo , estoy investigando , digo estoy buscando a esa asesina que me dio a beber esa pócima, donde ella me iba a decir , cual era el ingrediente faltante para salvar a mi esposa, a los chicos en coma, si la tengo que encontrar, gracias niña, me tengo que ir.

-Mmmm, creo que estabas mejor, cuando se te estaba olvidando la tierra, mírate, ya estas ansioso y temeroso; sientes por otras gentes y te preocupas por otras personas que ni siquiera conoces, ni las respetas, no las dejas vivir, además tú no sabes a donde vas, estas igual que en la tierra.

-Cierto, no se a donde voy, pero y que con eso tengo que encontrar a esa mujer que me metió en esto.

-La tienes frente a ti, tontito, lo que pasa es que como ahora ya empiezas a usar tus ojos ya no puedes ver.

-¡Tú! como es posible, eres una niña.

-Te digo, estás más ciego que nada.

-Pero, porque me metiste en esto infeliz, ya déjate de rodeos y muéstrate como la mujer que eres, más bien como la escoria infeliz que eres.

-Mmm, enojo es de humanos.

-¿Enojarme? ¿De humanos? ¿Ahora resulta que tu como asesina eres una diosa o que? Quien te has creído, dime el ingrediente faltante y sácame de este maldito lugar.

-Mmm, no hubo una garantía en el trato, si mal no recuerdo de que eso iba a pasar; pero, bueno, voy a tratar de que sea así, mira, yo se que estás sumamente enfadado, por lo que hice a tu hermano, a tus amigos, a tu esposa; mira, para que se te quite un poco el enojo, te doy mi palabra de que te voy a dar el último ingrediente faltante. Si antes me pones atención a lo que te voy a mostrar porque tú, al igual que todo mundo va a juzgar mal Carmina o Leonor que soy la misma, todo empez……

-Tú, lo vez todo fácil, porque eres una demente, una loca, una psicópata.

-Héctor, como te llamas en la tierra, la paciencia, es algo que ningún ser humano aprende a ejercer, todo mundo corre, vive, se desvive, por el dinero, mata, hiere y hace hasta lo imposible por dinero, sin darse cuenta de todo lo bello que el mismo espiral de la vida nos ha regalado a cada instan…….

-Ahora resulta, que aquí eres una santa, si tu debes de ser la misma reencarnación de lucifer o mínimo un sirviente de él.

-No sabes escuchar, oyes, pero no escuchas , deja que termine, si yo actué mal en la tierra, no fue por dinero, ni fue porque quise hacerlo siempre, fue por un gran rencor contra mi padre, que lo admito, nunca he superado, mira, mira, su rostro está en mi vestido grabado.

En esos instantes el vestido tan finamente bordado, de esa angelical pero multifacética niña, comenzó a teñirse de rojo, y una gran rostro comenzó a emerger, parecía como si su vestido estuviese vivo, y no solo con un rostro , sino de muchos más todos blasfemando en contra de la niña de apariencia angelical, todos tratando de salir de ese vestido, clamando por justicia, por venganza; tan grande era ese fenómeno, que el mismo bosque que rodeaba a Héctor, empezó a teñirse poco a poco de negro y gris, las ramas alguna vez verdes, ahora eran simplemente la estatua de donde alguna vez hubo hojas, los troncos se corroyeron, se solidificaron como rocas, las nubes se tornaron grises, con matices en negro, los relámpagos hicieron su aparición, y un denso aire aceitoso torno el ambiente.

-Lo ves, Héctor, yo también cargo mi dolor, un dolor que me corroe el alma solo que yo lo se manejar y quizás me tomará más de una eternidad misma lavarla; pero lo que yo realmente quiero, es que no me juzgues por lo que hice sino que me entiendas.

-Y como quieres que te entienda, que crees, que las cosas nadamas se olvidan así porque si. Para ti es muy fácil decirlo.

-Héctor calla y escucha por primera vez en tu vida, mira ven vamos hacia el lago.

-Bueno si eso se le puede llamar lago, mira la arena está toda negra, perece que se le derramó petróleo, hay peces muertos y hay un olor a podredumbre alrededor, que asco, mira gusanos por todos lados, que es esto donde estoy, que paso con el bosque de hace rato….

-Héctor, no te controlas nada, te estas dejando llevar por tus ojos esto ni siquiera existe, tú lo puedes manejar, pero bueno creo que mejor lo cambiamos.

Y así, de fácil con un trinar, cambió todo el escenario, los árboles volvieron a la vida, las hojas comenzaron a crecer, plantas y flores por todos lados floreciendo, el aire se respira enervante, fresco , los peces regresaron a nadar, el agua volvió a ser el mismo reflejo del cielo despejado que lo vigila, todo era un concierto de la creación misma.

-Vieja bruja, si puedes hacer esto, porque matas

-Otra vez, a lo mismo , como quieres que te responda si no me dejas hablar, mira acércate ahora si al agua. Dime ¿Qué vez?

-Veo una casa humilde y hay vegetación tropical alrededor.

-Exacto, esa casa, es mi casa de niña, ahí en esa pequeña construcción de madera, nací y crecí lo suficiente para poder estar lista para irme de ahí. Mi padre es ese hombre mal humorado, encorvado el infeliz, que está entrando, me da asco, mucho asco…

Mientras decía esto, la cara de la angelical niña se transformaba en la más horrenda de las tranfiguraciones, su piel se avejentaba, los dientes se le caían, había surcos en su frente y su pelo castaño, se convertía poco a poco en una mal enredada, cabellera blanca.

-Ese malito hombre por el que tanto sufrió mi madre, que siempre llegaba borracho y la golpeaba, míralo , míralo, como le hace a mi madre, y ese infierno, lo viví diario, por muchos años; mi madre era descendiente directa de un a tribu milenaria Indígena de donde vivíamos, ella era como la sacerdotisa en lo que tu conoces como religión, solo que en ella hay más fundamento científico y mágico, mi madre me enseño todo lo que se de herbolaria, ya quisieran tus médicos con toda esa pomposa fanfarronería y sofisticación, conocer todo lo que yo conozco, yo se como burlarme de la muerte, del tiempo, como dar vida lo que no tiene vida, entrar a otros mundos, engañar a la edad, acceder en otras dimensiones, mira hasta me burlé de ti y de todas sus ciencias de ustedes que presumen ser dioses, con sus aparatos, solo una mujer pudo dar la forma de como encontrar la intoxicación con mis preparados; por eso yo siempre estaré por toda la eternidad agradecida con mi madre por todo lo que me transmitió, ella es un gran recuerdo que tengo en mi mente, ella es un oráculo de sabiduría de Gea, de donde emana todo lo que tiene vida, de donde emana toda corriente vital para ustedes los humanos.

-Ya me estoy hartando de tus discursos baratos, como es posible que hables así de la vida siendo tú la causa de tantas desgracias, inclusive de las de mi hermano.

-¡Silencio! Que no he acabado, como te decía mi madre me enseño a amar y respetar a la tierra, pero lo que no me enseño, o más bien si me enseño, pero mis sentimientos en la tierra me ganaron, por ver esa injusticia de ustedes los hombres, de creer que lo pueden todo y a la mera hora no pueden nada, ustedes tienen la culpa de muchas catástrofes, por decirse ser pensadores y más bien son un cúmulo de reacciones viscerales y desrazonadas, como el mal nacido de mi padre, por eso cuando tenía 14 años, yo ya estaba lo suficientemente entrenada por mi madre , para preparar y manejar todo tipo de poción y una noche cuando llegó mi padre ebrio para variar, agarró su cinturón y golpeó violentamente a mi madre, míralo por ti mismo en el agua, mira como llega borracho y la esta golpeando, la está mutilando, le está dejando cicatrices, no solo en su rostro sino en el alma, esa noche, me cegué por completo, ya antes se me había sido revelada en un trance las fórmulas que utilicé contra tu esposa y los otros chicos, la preparé esa misma noche, y se inyecté a mi padre, solo que con él la preparé de la forma de que su alma se pudiera salir de su cuerpo y viera el horror de persona que era por fuera, la hice con la finalidad que sufriera hasta el último momento con ese recuerdo, que toda la eternidad se llevara como él murió , como su cuerpo estaba corroído por dentro y podrido por fuera. Así fue como empezó todo, si yo confieso ante ti, que yo soy la asesina de mi padre, pero dime tú si una animal de esos tiene que vivir, nunca tuve imagen paterna, siempre fueron golpes, siempre gritos, jamás me dijo te quiero, a mi madre la utilizaba peor que una animal de carga, porque con esos tipos de hombres solo tenía relaciones animalezcas a la hora de la intimidad, lo maldigo, lo maldigo, es un engendro.

-Tú hablas así de tu padre y como crees tú que me sentí por mi hermano, no crees que siento lo mismo que tú sientes por tu padre, yo por ti lo experimento. Me lo arrancaste, era mi hermano.

-Sí, lo se pero tu hermano era toda dulzura, era toda verdad, me quería como ningún hombre me había querido, me amaba, me hacía sentirme mujer, me hacía sentirme que podía volver a creer en los hombres; sin embargo, se tenía que enamorar de otra, lo siento , piensa de mí lo que quieras, pero no me juzgues por siempre, mis disculpas no bastarán, pero es que como yo sufrí , tanto, tanto, no lo soporté, lo asesiné, yo se que voy a ser seriamente condenada, nada queda suelto en esta vida, créemelo.

-Pero ¿Porqué lo hiciste? mira ahora son 30 los jóvenes mi esposa, ya dame el otro ingrediente que me tengo que ir, dámelo ya, estás loca.

-Discúlpame, perdóname, entiéndeme , fui una enferma en la tierra, fui una enferma, por eso hice lo que hice, fui una enferma; además, yo viví lo que es enterrar a una hija, es una sensación que no se lo deseo a ninguna madre de la tierra, mi hija murió y quedé muy resentida contra dios, quedé muy resentida contra él, porque me la había arrebatado, ella aunque no lo sepa nadie, era mi consentida, yo la amaba y ella me amaba, pero dios burleramente me la arrebató, me la quitó, por eso me nació la sed de ver sufrir a la gente, de verla llorar lo que yo lloré, porque si dios fue injusto conmigo, que lo sea contados; pero mira no discutas, aún hay tiempo, para que mi alma no pene por toda una eternidad, en lo vacíos del tiempo, en la oscuridad del pensamiento, mira si me das tu perdón, almenos de palabra, almenos hazme sentir tantito que estoy perdonada por ti y por la humanidad y te daré inmediatamente el otro ingrediente, es más mira aquí en este pergamino, escríbelo usando como tinta tu sangre y dejando una muestra de tu cabello como honor de tu palabra…….

-Estas loca, yo jamás te perdonaría, mucho menos en el nombre de la humanidad, estás loca.

-Por favor, me va a ser muy útil cuando esté en el purgatorio, aminorará mi sentencia, mitigará solo un poco mi dolor, te lo pido por favor; además, recuerda, corre el tiempo tienes que salvar a tu esposa, o ¿Qué acaso ya no te importa? Además, ella está embarazada, y va a tener ser un hijo, va a ser varón, solo te pido eso que me perdones, con la fórmula podrás salvar a los chicos, escríbelo y una muestra de tu pelo es lo único que te pido.

-Mmmmmm, maldita loca creo que no tengo alternativa, te daré lo que pides, y me quiero ir ya de este maldito lugar extraño.

Así, Héctor se dispuso a escribir el perdón para Carmina o Leonor, y dejar como muestra de su honor un mechón de pelo en nombre de la humanidad.

-Gracias Héctor, yo se que esto simbolizará un futuro muy próspero para ti y tu esposa, te va a ir bien, gracias por este perdón.

-Pues no creas que es del todo con agrado, ahora dime, cual es el otro ingrediente.

-Mira , tomate esta poción morada te va a clarificar el entendimiento, una vez que te la tomes, tu ojos podrán ver en esta hoja, aparecerá el otro ingrediente.

-No tengo de otra tengo que confiar en ti .

-Si Héctor , confía.

Así, Héctor se vio en la necesidad de confiar en la mujer.

-Héctor confía en mí, en mi palabra se cumplirá así como tú cumpliste la tuya.

A lo lejos se escuchaba esta voz, mientras en la mente de Héctor algo se comenzaba a mover y no solo ahí sino en todo en su alrededor; haciendo fuerza de todo lo que podía, no apartaba la mirada de la hoja, de la cual, poco a poco comenzaron a emerger, unas letras, un par de oraciones que decía:

“Querido Héctor gracias por tu perdón y el de la humanidad el ingrediente faltante, es el sabor que está presente en el hombre al hacer las cosas, está presente en la mesa a la hora de comer, es el buen sazón de la vida, es la alegría donde todo es agrio, es saberle agarrar gusto al buen vivir. Químicamente tú lo conoces empieza con N y termina con L.”

Héctor comenzó a enfurecerse, lo había engañado la mujer, pensaba sin cesar, no sabía si era tristeza, si era ira, inclusive las ganas de terminar con la vida misma lo inundaban. Se había arriesgado para nada, de hecho, no sabía si volvería a su cuerpo, cuando de repente una serie de movimientos estrepitosos, envolvieron a sus músculos, era un movimiento que no estaba bajo su control, no lo podía detener, estaba ahí, presente, parecía un gusano retorciéndose, cuando de repente…

-Rápido, despejen, ahora va el otro impulso, se escuchaba.

Y una violenta sacudida, recorría el cuerpo de Héctor, se desorientó por completo, no sabía donde estaba solo eran voces, solo eso voces y mucho ruido.

-¡Rápido, despejen!

-Señor, ya es suficiente mire hay pulso- Decía una voz de mujer.

-Muy bien comandante, está devuelta con nosotros, tranquilo todo va a estar bien.

Súbitamente, una energía irradió el cuerpo de Héctor, su corazón regresaba a la vida completamente, su tensión arterial se normalizaba, y parecía que el casi difunto Héctor estaba volviendo a la vida, de forma milagrosa, quien rápidamente se incorporó de la cama de la ambulancia donde iban rumbo al hospital.

-Señor, espere, tuvo un paro sistémico respiratorio, no se levante así.- dijo un paramédico.

-No yo ya estoy bien, necesito salir de esta ambulancia.

-Señor, su equilibrio de sangre no esta bien, tenía una baja en sales minerales y además …..

-Sales, sales, mmmm sales eso es el sabor de la vida, dime muchacho, cual es la fórmula química de la sal.

-NaCl, señor, mire descanse….

-No, rápido a la oficina del estado que tengo trabajo que hacer.


Empezando de cero

Así Héctor había obtenido el último ingrediente que le hacía falta, tomó el cuaderno donde Leonor escribió el antídoto antes de morir, Héctor sabía que el doctor Gutiérrez , desconocía totalmente la Herbolaria, por lo cual le pidió, a la esposa del doctor Domínguez preparara el antídoto, y no solo eso, sino que lo dinamizara en escala homeopática como Leonor había dicho; pasaron no mas de un día cuando el antídoto estuvo listo, lo probaron con uno de los chicos en coma, quien milagrosamente regresó a la normalidad en cuestión de minutos, y así poco a poco se les fue aplicando a cada uno de los chicos hasta llegar con la esposa de Héctor, quien también milagrosamente regresó a la normalidad, Héctor por curiosidad, pidió se le administrara la misma sustancia Valeria, quien para su sorpresa regreso a la cordura, probablemente, algo había pasado en el cuerpo de Valeria, que no hizo que reaccionara tanto su química corporal con el veneno, dejándola en un estado de demencia aparente. Noticiarios de todo el mundo se dejaron venir a la ciudad, todo mundo vanagloriaban el esfuerzo de Héctor y su astucia por haber resuelto el enigma del tan sonado caso “Anglés dormidos” , en la última conferencia de prensa que tuvo Héctor, realizó el anuncio de su retiro como policía, pues quería dedicar su vida a su familia ahora que había nacido su hijo, quien por cierto era varón, además de que quería trabajar de docente, para cambiar algunas de las mentalidades de los jóvenes para hacer de este mundo, un mundo mejor sin tanta violencia, vicios y otros factores que envenenan la sangre de vida de esta tierra.


Hierba mala nunca muere

Han pasado más de 35 años, desde que un valiente comandante de policía llamado Héctor, desenmascaró a una asesina que puso en peligro la vida de 30 jóvenes y a la esposa del mismo Héctor, después de dedicar su vida a ser policía por muchos años ahora a la edad de los 70 , se dedica dar conferencias motivacionales y tiene una consultoría terapéutica, ya que después se graduaría de la facultad de psicología en la universidad del estado, haciendo mucho bien para la sociedad y la humanidad en general. Para esta edad él era autor de muchos libros de autoayuda y motivación, así como ciertos días dedicaba a dar consulta naturista herbolaria. Una mañana de otoño, ya en el ocaso de su vida, el viejo y dinámico Héctor entraba a su consultorio, algo pensativo.

-Mmmm, otra vez, vuelvo a recordar todas esas extrañas visiones que viví hace 35 años, pero la verdad es que si estuve muerto unos instantes, quizás la vida no me alcance para poder desarrollar mi teoría de campos y tiempo. Pero, en algún instante o destello de este camino del viajero lo lograré.

Acababa de instalarse ya en su escritorio, cuando en su intercomunicador comenzaba a parpadear una luz roja.

-Dime Andrea.

-Doctor, es su primera cita del día, llegó puntual.

-Si claro, que pase.

Era una joven , hermosa, pelo negro como a la altura del inicion de los hombros, algo recogido su cabello, llevaba puesto unos jeans y blusa casual de vestir, muy elegante era su caminar y porte pese a la ropa que traía puesta, sus ojos muy grandes y con un negro muy brillante, hermoso, contrastante.

-Siéntese, señorita, dígame en que la puedo servir.

-Verá vengo a concluir un trabajo con usted.

-Aja, de que se trata.

- Lo vengo a matar- Dijo la señorita con una voz dulce y firme.

-¿A matar? ¿De risa? Que buena broma, esa es la actitud, que yo siempre he pugnado en mis seminarios que todos debemos de….

-No Héctor, no te acuerdas de mí porque otra vez, dices ver con los ojos pero estas igual de ciego que antes, dices oír pero estas sordo, o que ya te olvidaste que yo se me burlar de la muerte, del tiempo, de lo que yo quiero, todo fue parte de un plan, y quita esa cara de imbécil que tienes que no te queda a tu edad maldito viejo, caíste en mi trampa , todo fue un plan desde el asesinato del señor Ricardo Gil y su aparición en el río y el cabello mío que encontraste, los 30 jóvenes, tu esposa, en verdad te creíste lo de mi padre que maltrataba a mi madre, que fui una sufrida, fuiste muy tonto, muy pero muy tonto, lo que pasa es que con la hoja que me diste firmada con el perdón tuyo y el de la humanidad, es parte de un conjuro que me da inmunidad contra la muerte y ahora tengo vida eterna, avalada por la benefactora humanidad, así que dejémonos de palabras es hora de matar.

FIN

Por favor comparta este artículo:
Pin It

 

email

¿Quiere compartir sus eventos, noticias, lanzamientos, concursos?

¿Quiere publicitar sus escritos?

¿Tiene sugerencias?

¡Escríbanos!

O envíe su mensaje por Facebook.

Están en línea

Hay 255 invitados y ningún miembro en línea

Temas populares

No se han encontrado etiquetas.

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver