Identificarse Registrar

Identificarse

Índice del artículo

Se acerca a una interpretación de lo que hemos venido diciendo en este ensayo sobre la relación que tenemos con lo extraño, no perteneciente a nuestra cultura, generando una aparente contradicción. Contradicción que existe entre las ciudades, en las regiones y entre los países. Contradicciones que entendidas no son antagónicas, debido a que la convivencia ciudadana está por encima de las pugnas regionales o raciales. Gutiérrez Girardot insiste y pone de relieve el eufemismo y refinamiento de Fernanda: la mentira, la pacatería, la frialdad y la envidia, su naturaleza impositiva y su incapacidad de convivencia. En este punto Gutiérrez malentiende la narración, por cuanto si existen los defectos, no fueron absolutos. Fernanda del Carpio alcanzó a convivir y morir entre los Buendía. Tuvo varios hijos y una aceptación relativa en el mundo de Macondo, asunto que no puede aceptar el ensayista citado. Fernanda no era una mujer cualquiera, fue la esposa de Aureliano Segundo. No es posible coger un personaje como hizo Gutiérrez, separarlo del contexto y decir que es un decadente, estirado o anacrónico. La obra es una suma de acontecimientos que juegan configurando un ambiente real.

Otra pareja que mencioné al principio de mis comentarios fue la de Gastón y Amaranta Ursula. Este es el inicio del fin de la novela. A Gastón lo presenta como un animal raro, cumpliendo los compromisos de la alianza, en donde los receptores con dificultad aceptan el nuevo miembro de la familia. Es mas cómodo convivir con los conocidos que someterse a la dificultad de aceptar la diferencia. Es entender que el mundo es ancho y ajeno y no el estrecho círculo de nuestros allegados. Gastón está desconectado totalmente de la realidad de Macondo, además cumple unos proyectos sin conexión con la vida de Amaranta, muy a pesar de ser un extraordinario amante, según García Márquez. El autor lo presenta así: “Amaranta regresó con los primeros ángeles de diciembre, empujada por brisas de velero, llevando al esposo amarrado por el cuello con un cordel de seda. Apareció sin ningún anuncio, con un vestido color marfil, un hilo de perlas que le daban casi a las rodillas, sortijas de esmeraldas y topacios, y el cabello redondo y liso rematado en las orejas con puntas de golondrinas. El hombre con quien se había casado seis meses antes era un flamenco maduro, esbelto, con aires de navegantes. No tuvo sino que empujar la puerta de la sala para comprender que su ausencia había sido mas prolongada y demoledora de lo que suponía”.

En consonancia con Levi Straus podemos decir que el matrimonio es una forma de intercambio social y parte de una reciprocidad de comportamientos. En el caso de Amaranta Ursula y Gastón no aparece en ningún momento. La relación se da una manera insólita, pues el hombre viene cogido tras ella por un cordón de seda y luego justifica su pasividad diciendo que era por dar gusto a ella. El traslado de Gastón desde Europa hasta Macondo fue para que ella se cansara de su nostalgia. Si en una relación no hay reciprocidad, no puede lograrse la integración del yo y el otro. Levi Straus dice en la obra citada que las relaciones entre hombre y mujer son un aspecto de las prestaciones totales de las que el matrimonio ofrece un ejemplo, al mismo tiempo que proporciona la ocasión para ellas. Esas prestaciones totales se refieren a bienes materiales, a valores sociales, tal como es el matrimonio de Fernanda del Carpio y Aureliano segundo. No así en Amaranta Ursula y Gastón. El autor dice que quienes veían aquel cuarentón de hábitos cautelosos, con el sedal al cuello y la bicicleta de circo, no habían podido pensar que tenía con su joven esposa un pacto de amor desenfrenado. Hasta ahí era el compromiso, el resto del tiempo lo pasaba buscando ocupación con que llenar las horas muertas. En esta inapetencia transcurrió la relación con Amaranta Ursula, cazando mariposas y buscando huevos de araña, en una actitud desesperanzada y demostrando una desconexión con la realidad diaria de los Buendía. Con esta relación fallida, el autor estaba preparando el terreno para que apareciera el hecho mas significativo de “Cien años de Soledad “, el cual iba a marcar el final de la civilización macondiana y de la novela misma. Cuando ya es un hecho que Amaranta Ursula mantiene relaciones incestuosas con Aureliano, Gastón opta por acabar la relación matrimonial como una consecuencia de la falta de compromiso. Diríamos que falta el condimento del amor: la prohibición. Antes de partir y mientras Gastón aún vivía en Macondo, Aureliano logró conquista el amor de Amaranta. El viaje de Gastón a Europa confirma la disolución del matrimonio. El autor dice que al contrario de lo que la pareja esperaba, Gastón envió un mensaje tranquilo, casi paternal, con dos hojas consagradas a prevenirlos contra las veleidades de la pasión, y consignó un párrafo final con inequívocos consejos para que fueran tan felices como el lo fue en su breve experiencia conyugal. Con este episodio empieza a derrumbarse Macondo, han muerto los personajes centrales de la trama y queda la pareja que hundiría los fundamentos de la civilización macondiana.

 

email

¿Quiere compartir sus eventos, noticias, lanzamientos, concursos?

¿Quiere publicitar sus escritos?

¿Tiene sugerencias?

¡Escríbanos!

O envíe su mensaje por Facebook.

Están en línea

Hay 206 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver