Identificarse Registrar

Identificarse

Índice del artículo

DEPARTAMENTO DE LA FAMILIA DEL PINO
02:50 HORAS


El ruido de la licuadora era fuerte, se lograba escuchar hasta la calle. Más que molesto estoy deprimido. ¡Listo! Mi chocomilk esta listo. Con pena y dolor comencé a tomar mi leche malteada. El teléfono sonó y corrí a contestar.

-¡Óyeme, güey! me habló Angélica- Son más de las dos de la mañana y tú con tu pinche ruido.

-¡Angie! Me siento mal, me peleé con Fernando..

-¡Otra vez!

-¡Angélica! No empieces..

-Rodrigo, toma en cuenta que a lo mejor él no es para ti.

-Angélica, pero es que lo quiero. deje mi vaso sobre el sofá.

-Rodrigo, mañana hablamos, ¿sale?

-Adiós.

Colgué con tristeza, mi mejor amiga me cortó. Acepté que eran casi las tres de la mañana. Caminé hacia el balconcito y vi la camioneta blanca de mis papás que recién se estacionaba en la acera. Salí del depa y bajé las escaleras, usaba unas sandalias de piel negras y mi pijama a cuadros rojos y azules. Caminaba con precaución ya que la chingada portera nunca recogía los restos de los focos que se reventaban. Como les decía, bajé las escaleras rápidamente, en ellas se escuchaba el chingao chancleo de mis sandalias, ¡Qué naco! Vi a mis familiares y regresamos al depa. Vi a mi mamá cargar a Javier, me alegro verlos.

-¿Qué estabas haciendo, hijo? preguntó Mamá con una sonrisa en su cara.

-Nada.. -hablé.

-Rodrigo.. me habló mamá una vez que entro a casa- ..Mira lo que le hiciste al sofá.

-¡Perdón! dije- ¡De veras! ¡Olvide el vaso con chocomilk sobre el mueble!!

-Mañana lo vas a lavar, ¡eh!

-Si, lo haré.

-Rodrigo te dejé dinero suficiente como para que te cortaras el pelo..

 

Apenas y entré a la recámara de Javier, vi mi reflejo en un espejo que está a un lado de la puerta. Pude verme, ¿cómo olvidar mi apariencia? Hay o había, no sé, un grupo seudo musical llamado Kairo, un grupillo de aquellos. Vi mi cabello largo y efectivamente me faltaba arreglarlo, más bien, rebajarlo. A mi mente se me vino la imagen de Gabriel, el güerito, pues para que me ubiquen me parezco a él, pero mejor dicho, yo soy mejor que él, claro que adaptado a la imagen de un chavo de 22 años de edad. Entonces decidí arreglarme y dejar que las cosas se dieran como debía.

-¡Mamá! le grité- ¡Mañana me voy a Hamburgo para que me corten el pelo!!

 

En ese instante entró mi papá, me sonrió, estaba feliz. Me abrazó y se encerró en el baño.

-Mijo.. dijo- ¿Cómo la pasaste?

-Bien, creo.

-Ya vi que manchaste el sofá, ni creas que te voy a pagar la lavandería.

-Yo me encargo Pa.. eso fue lo único que dije. Y nos fuimos a dormir.

 

email

¿Quiere compartir sus eventos, noticias, lanzamientos, concursos?

¿Quiere publicitar sus escritos?

¿Tiene sugerencias?

¡Escríbanos!

O envíe su mensaje por Facebook.

Están en línea

Hay 285 invitados y ningún miembro en línea

Temas populares

No se han encontrado etiquetas.

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver