Identificarse Registrar

Identificarse

Índice del artículo

CENTRO COMERCIAL PERISUR
CIUDAD DE MÉXICO
9 DE JULIO DE 2000
17:45 HORAS


Mis amigos y yo decidimos dar una vuelta por Cuicuilco, a los cines. Gracias a que la función era a las siete y media, nos dirigimos al Centro Comercial, entramos por donde está el módulo de MVS y caminamos hacia Nutrisa. Gran sorpresa me llevé cuando lo vi. Fernando subía al primer piso por el elevador. Estaba acompañado. De inmediato me separé de mis amigos alegando que iba a ver otras cosas pero que en un instante estaría con ellos.

 

Entré a Liverpool para subir las escaleras y para hacer de esto un encuentro ocasional. Vi como ella entró a la tienda Zara, entonces caminé despacio por ese largo y cansado corredor.

-Ah, hola.. -sorprendido, Fernando me saludó sin expresión alguna. Lo miré y no sonreí, pero si contesté- ¿Cómo estás?

-Bien ¿Y, tú?

-Mm, mm.. -Fernando dudó- Más o menos.. y guardó silencio por algunos momentos, era obvio que quería hablar- ¿Y tu hermano? ¿Tus papás?

-Dando lata.. -le hablé recargándome en el barandal sin bajar mi mochila- Y todos bien, ya no vivo por Reforma. ¿Qué te sucede? -no aguanté.

-Lo mismo de siempre.. -me dijo- Problemas en casa y... ¡olvídalo!

-Te conozco perfectamente..

-No entiendo nada.. -dijo con gran reserva- No sé que esta pasando. No entiendo nada. ¡Nunca esta conforme! ¡Ni con Clara!

-¿Tu mamá? -le hablé- Perdóname pero así lo quisiste.

-Ahora que estás aquí, me siento raro, extraño, tengo pena por hablar contigo.

-Me gustaría que me abrazaras.. -no tuve más remedio, no me aguanté.

-Perdóname, pero no lo puedo hacer..

-Ayúdame, ya no puedo más, Fernando.. -imploré más no me rebajé- No puedo aguantar esta pinche presión.

-Discúlpame..

-Tócame, te extraño y te necesito..

-No puedo.. -dijo Fernando.

-Fernando.. -ella salió de la tienda y caminó hacia nosotros- ¿Tienes veinte pesos?, ahorita te los pago..

-Clara, él es Rodrigo, un.. conocido.

-Ah, hola. -y ella regresó a la tienda.

-De repente se te acabaron las palabras, Fernando.

-Lo sé..

-Aquí estaré, amor.. -finalmente le dije.

-¡Vámonos, Fernando! le ordenó Clara.

 

Frente a mí, Fernando tomó la mano de Clara y dieron vuelta. Fernando logró mirarme y agachó su vista, después vio hacia el frente. Estoy adolorido, me duele verlo y verme así. ¡Cómo me gustaría que la dejara! ¡Déjala Fernando!! ¡Abrázame! De inmediato pensé. No quiero ver como partes a tu casa. Y entonces lo vi por última vez, como recordar sus 1.79 mts. de altura, su piel apiñonada y sensible, su casi larguirucha presencia pero atlética, su cabello negro, negro, y largas pestañas, y su carita cuadradona, sexy.. Fernando, no te vayas. Espero con ansiedad a que des vuelta y que regreses a mí.

 

email

¿Quiere compartir sus eventos, noticias, lanzamientos, concursos?

¿Quiere publicitar sus escritos?

¿Tiene sugerencias?

¡Escríbanos!

O envíe su mensaje por Facebook.

Están en línea

Hay 337 invitados y ningún miembro en línea

Temas populares

No se han encontrado etiquetas.

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver